Blogs de Nicaragua

August 28, 2015

Blog de Angeles

Capture prince1

El viernes 7 de agosto fui a ver  la película “El Principito” al cine. Una película emotiva y con muy buenos efectos visuales. Principalmente cuando se hace referencia a la historia de Saint Exupéry con animación  de imágenes que salen de … Seguir leyendo

by Mariangeles Estrada at August 28, 2015 03:48 PM

Sueños del Caribe

UN PELÍCANO SOLIDARIO


Tomé un vaso para ponerle hielo y llenarlo de jugo de naranja. Eran como las once de la mañana y sonó el timbre del teléfono; estaba cargándose sobre una mesita esquinera. Para contestar la llamada, dejé a un lado de una mesa de estar el vaso con la pulpa amarilla fresca que llenaba con su aroma la sala. En la pantalla del teléfono apareció el nombre del Macho Silvio. Después del “hola” y del “cómo estas”, de preguntar por la familia y todo lo rutinario, el tono de voz de mi amigo blufileño se tornó inquietante, ansioso.

    Te voy a contar algo bonito, no es guayolada —dijo—.
    ¡Contáme!, ¿qué sucedió? —respondí expectante—.

“Iba caminando hacia mi finca, al otro lado de Punta Masaya. Era una mañana soleada y desde el camino, en la parte alta, vi a mi izquierda, en la distancia, a varios pescadores que tiraban sus tarrayas a unos veinte metros de la costa. A lo lejos, vos sabes, se aprecian varios cayos, el de Campbell por el brillo del techo de la casa y más allá Rama Cay. Los postes pintarrasqueados de color chicha sobre el agua que soportan los cables de la energía eléctrica para el suministro de El Bluff los había dejado atrás, una media hora después de comenzar a caminar. Repentinamente el cielo se nubló, miré hacia el horizonte y estaba claro, limpio, azulito como el mar. Comenzó a caer una lluvia chirre de una nube loca, de esas que se pierden en el trayecto, que se ponen tercas y no quieren ir hacía allá donde vos vivís, hacia La Guineyá”.

    ¿Y qué fue lo que pasó? — lo urgí.

“Me mojé un poco sin dejar de caminar. El camino se puso brillante, un brillo rojito como el del promontorio que sobresale en la bahía. Al acercarme, vi una mancha de pájaros sobre la bahía cercana a la costa, acosando a los pescadores cerca de los botes de canalete”.

La llamada se cortó; hice el intento de regresarla pero el tono de teléfono indicaba que no se podía realizar. “Este Claro Shit cada día está peor”, pensé y recordé que a mi mujer siempre se le cortan las llamadas. Tomé el vaso y bebí el jugo de naranja, heladito, fresco y pulposo, jugo natural. Volví a poner a cargar el teléfono. “Me va a volver a llamar”, pensé; dos minutos después lo hizo.

    ¡Ideay, Catracho!, ¡se cortó!
    Sí, hombre, está pésima la comunicación. ¿Entonces? —Invité a que continuara con el relato—.

“A unos veinte metros de la playa los pájaros volaban alegres, alrededor de los botes de canalete sobre el cardumen de peces. Los pescadores hacían tiros seguidos con las tarrayas, las recogían y, desde donde yo estaba, se miraba el montón de pescados; no te puedo decir de qué clase eran, sería mentiroso como Tapalwás, pero les miraba el brillo plateado cuando aleteaban, brincando y haciendo contraste con el color café oscuro de los botes sobre el agua mansa. Era uno de esos días en que la bahía estaba quieta, de color verde turquesa, sin ser perturbada por el viento ni contaminada con el agua terrosa proveniente del rio Escondido”.

    ¿Cómo cuantos pájaros había?

“Era una nube, para qué decirte cuántos eran si no los conté, pero había más gaviotas y más tijeretas que pelícanos. Las gaviotas estaban aglomeradas, peleaban entre ellas, disputándose los peces con los pescadores. Encima de ellas volaban las tijeretas y los pelicanos caían sumergiéndose y, al salir volando, cargaban en su pico peces de más de un pie de largo. Los pescadores no dejaban de tirar y levantar las tarrayas; las tijeretas también estaban de fiesta y competían con las avispadas gaviotas”.

    ¿Se dio vuelta un bote? — Intenté adivinar el final de la historia—.

“No, hombre, ¿no te digo que la bahía estaba mansa y clarita? En el pleito por los peces, una tijereta siguió a una gaviota que llevaba su presa en el pico, la gaviota hizo varias piruetas y, casi a nivel del agua, en el pleito, la tijereta se golpeó un ala y cayó de pronto sin poder alzar vuelo; estuvo luchando, aleteando sobre el agua y las gaviotas comenzaron a volar en su alrededor  entonando un canto agudo y triste”.

    Los pescadores la sacaron del agua — Volví a intentarlo—.

“¡Ja,ja,ja!, es que no me lo vas a creer. Parece mentira, nunca había visto algo semejante en mis 71 años cumplidos, y vos sabes que he sido hombre de mar. De pronto las gaviotas se alejaron de la tijereta volando en círculo”.

    ¿Se cansó y se ahogó? —Seguí tratando de adelantar el final de su relato—.

“Estaba sola, aleteando para elevarse; entre las gaviotas un pelícano bajó a su lado. Era un pelícano grande, bichaone, inmenso. El pelícano tomó el ala buena del ave en desgracia con su enorme pico y se elevó con ella. Los pescadores estaban inmóviles viendo lo que sucedía y las tarrayas quedaron quietas en el agua. Voló por encima de las gaviotas y como a unos veinte metros de altura la soltó”.

    ¡No jodas, Macho; desde el comienzo te curaste solo diciéndome que no era una guayolada!

“¿Te fijas?, yo sabía que no me ibas a creer, pero es ciertísimo lo que te cuento; yo lo vi, los pescadores lo vieron. La tijereta cayó como unos diez metros sin controlar el vuelo, en caída de paracaidista, en medio del círculo de gaviotas; sacudía el ala buena, girando y girando, repentinamente extendió el ala golpeada y voló casi al nivel del agua. Me quedé maravillado, nunca había visto algo igual. Los pescadores recogieron las tarrayas y volvieron a su labor. La fiesta de las gaviotas, tijeretas y pelícanos siguió llenando la bahía de alegría”.

    Ese pelícano fue solidario, salvó a la tijereta —Comenté asombrado—.
  
“Sí, hombre, vieras qué cosa. Nunca había visto algo igual. Después seguí caminando y pensaba en lo que había visto: algo maravilloso, inigualable, algo que pocos de nosotros, los humanos, podemos ver y, lo que es peor, algo que casi nunca podemos hacer, ayudar al que está jodido, al que tiene problemas, lo vemos y más bien nos alejamos, pocos actuamos como el bicha pelícano, no todos somos solidarios como decís vos. Tenés que escribirlo porque no es guayolada”.

    Claro que sí, claro que sí — Prometí—.

Foto: http://lachachipedia.blogspot.com/2014/03/el-pelicano.html

by Ronald Hill (noreply@blogger.com) at August 28, 2015 10:14 AM

El ULITEO

Tipología de usuarios en las redes


TIPOLOGA DE USUARIOS EN LAS REDES

 1. Los faranduleros: aquellos dedicados a informar sobre las novedades de la música, el cine y las series de televisión. Usualmente toman de Yahoo, y de algunos portales exclusivos de esos rubros, los chismes que consigan la atención. Pelean por establecer el mejor episodio de Juegos de Tronos, la mejor frase del Dr. House y la mayor perversidad de Mad Men.


2. Los religiosos: saturan todo el Facebook con oraciones  y postales, religiosas o no, bellísimas. Muchos hacen invitaciones conmovedoras y llenas de piedad y, a continuación amenazan coléricamente con catástrofes bíblicas, si no presionan like donde ellos ordenan.


3. Los dogmáticos: convencidos de su causa, sólo puede ser lo que ellos dicen. Júpiter tunantes, truenan cuando alguien duda de sus proposiciones, o interpretan de otro modo, las cifras que ellos mismos ofrecen. Se ganan calladamente el desprecio del usuario común y el temor de quienes se les acercan por vez primera.


 4. Los gays: alegres, divertidos, pero firmes a la hora de defender sus derechos. Cuentan con el defecto de no permitir bromas sobre su condición y amenazan con prohibirlas para cualquier otro movimiento social, corriendo el riesgo de arrasar al humor en general con las penalizaciones que recomiendan para la burla y el cotilleo.


5. Los chistositos: se burlan de todo y de todos, en primer lugar de sí mismos. Pero es un esfuerzo que no siempre les resulta exitoso, llevándose algunas amonestaciones privadas y públicas cuando su humor se basa en los tipos 2, 4 y 12.  Suelen apodar a sus amigas con personajes de caricaturas infantiles como My Little Ponys, Peppa Pig, Peg+Gato,

6. Los vulgares: muy abundantes en las discusiones, cuando se trata de ofender al adversario a base de malas palabras, obscenidades al uso e insultos a granel, por lo común mal redactadas y peor estructuradas en oraciones simples.


7. Los académicos: docentes y estudiantes, constituidos en grupos específicos para sus fines, que empiezan, de buena fe, preguntando por calificaciones, calendarios de matrículas, exámenes, deberes académicos y bibliografía fina, para terminar extraviándose a continuación en todas las avenidas de las redes, consagradas a la diversión, el chismorreo y el bacanal.

8. Los pensadores: caen mal a todos los usuarios y se hacen odiar fácilmente por pedantes, autosuficientes y engreídos. Este servidor, hace poco acaba de ofrecer un manual sobre los que quieren parecérselesy que se le puede consultar en este mismo blog.




9. Los “selfistas”: hombres y mujeres, por igual, que se entregan al innoble arte de tomarse fotografías hasta en el toilette y bajos los ángulos más inimaginables que cubren desde limpieza de fosas nasales hasta el descubrimiento de coxis y glúteos, al parecer, necesitados de socorro coital.


10. Los obsesionados por ser seguidos: amantes de las estadísticas sobre cuántos “likes” han recibido sus fotos y sus citas, tomadas de otros muros. Cuántos seguidores en Twitter han ganado y han perdido en el curso de una semana. Son los que constantemente verifican quiénes están detrás de cada “me gusta” en el listado automático que ofrece la red. Y mantienen abiertas de 10 a 15 ventanas para empezar a chatear fuerte por inbox.


11. Los comerciantes: les importa una mierda los usuarios. Ellos lo que quieren es vender. Y se acabó el mundo si lo logran.


12. Los espiritualistas: los de verdad, sin incluir a una colonia de charlatanes y vagos, son muy pocos. Se les nota cuando en las discusiones o cuestionamientos hacia ellos, guardan una serenidad aurática y sus respuestas son muy equilibradas, sensatas y educadas.


13. Los “oldies”: Montón de ancianos que confunden las redes con la calle, donde se sientan en una mecedora a ver a las muchachas. Cuando dejan de hacer el ridículo con poemitas, frases cursis, presentación de fotos con sus peinaditos de David Cassidy (el de la "Familia Partridge") y alusiones a la vieja época que, para ellos es incomparable, saturan las redes con música “oldies” y films en blanco y negro que la mayoría de usuarios observa como cuando una cucaracha sube por una pared o un ratón, de ojitos pequeños, asoma la cabeza por un agujero.





14. Los activistas: Abundan a derecha e izquierda. Son legiones y cada bando jura que ha llegado a las redes a cambiar el mundo donde, recíprocamente, cada uno cree que el otro se lo impide. Chocan con mucha violencia cuando sobre la agenda ocurre un evento que concita la atención mundial.


15. Los diseñadores: como los espiritualistas, son muy pocos. Si son electrónicos, se parecen a los hackers y más de uno ha padecido las consecuencias penales de la confusión. Se cree que son los creadores de los memes más imaginativos, jocosos e ilustradores de las redes. Son los nuevos dioses de estos nichos.


16. Los que prometen que se van: pandilla de irresolutos y chantajistas que se dan más importancia de la que tienen y merecen y parten de la idea fija y enferma que los usuarios los necesitan.


17. Los que regresaron: estos aprendieron la lección del grupo anterior. Como nadie se dignó llamarlos, regresan, como el perro arrepentido del Chavo, con la mirada tierna, el hocico partido y el rabo entre las piernas.


18. Las madres y los padres: el grupo, para los y las jóvenes, más terrorífico de las redes. Más eficaces que los servicios de inteligencia, conocedores de toda la información que uno no puede negarles en los interrogatorios, más poderoso que el más grande enemigo de la juventud, son un grupo que se mueve en silencio y a veces, sólo para averiguar algo, se comunican con los abuelos del tipo 13.


19. Los informantes: son omnívoros. Informan de todo. Mientras no ocurra una explosión de un volcán en México, un tifón en Filipinas o un terremoto en Asia Central, se especializan en ciertos rubros a un ritmo vegetativo y perezoso, como las estadísticas en los deportes, el cambio climático en el planeta o las recetas culinarias de Doña Haydee o de Nelson Porta. Apenas llegan los noticiones, pasan a gozar con ellos.


20. Los voyeurs: parásitos como yo, que sólo sirven para espiar a los demás y taxonomizarlos como mariposas desangeladas o hienas risueñas disecadas. 

by Freddy Quezada (noreply@blogger.com) at August 28, 2015 07:54 AM

Consultas e Información de Interés

Formato en Excel: Planilla Laboral Versión Nº6 que calcula de forma muy acertada las prestaciones sociales (Aguinaldo, Vacaciones e Indemnización por Antigüedad, tanto del mes o quincena, como la acumulada desde la fecha de entrada del trabajador) con el INSS Laboral vigente cuyo techo de cotización es C$72,410.00 e IR Laboral conforme a la Ley 822 "Ley de Concertación Tributaria". Adicionalmente incluye en la parte derecha una tabla de desglose de moneda

Te insto a suscribirte al blog para que en cuanto publique un nuevo artículo, te llegue directamente al correo.
1. www.consultasdeinteres.com (para información técnica y profesional) da clic en el siguiente enlace Suscripción (aquí)

2. www.misparabolas.blogspot.com (para recibir parábolas, reflexiones y otros) da clic en el siguiente enlace Suscribirse (aquí)


Buen día Colega.

Adjunto planilla salarial formulada, elaborada en Excel, realizada con fórmulas de cálculo de las prestaciones sociales, impuestos y otros, en base a la legislación nacional vigente en Nicaragua.

Espero te sea de utilidad, ya sea porque no tienes un sistema contable o porque teniéndolo deseas ejercer un control cruzado de los registros que éste genera.

Algunas de las características del formato son:
  1. Los datos a rellenar son los que se encuentran resaltados con un color distinto al blanco.
  2. Realiza cálculo del Impuesto sobre la Renta (IR) y cuotas del INSS (seguridad social) de forma automática, en moneda nicaragüense (el córdoba - C$), siendo de gran relevancia sí el o los ingresos son mensuales o quincenales.
  3. El tipo de Contrato Laboral determina sí al trabajador se le realizará cálculo de indemnización laboral, pues según la legislación laboral nicaragüense, únicamente los trabajadores permanentes (contrato por tiempo indeterminado) tiene este derecho, según el artículo 45 de la Ley 185 Código del Trabajo.
  4. El campo de la fecha de ingreso es esencial para realizar los cálculos de la indemnización laboral y el aguinaldo (décimo tercer mes).
  5. Para la base del cálculo del INSS e IR, no se incluyen los ingresos no deducibles.
  6. El cálculo del IR es basado en salarios fijos, es decir, no realiza el cálculo del IR variable, por lo que sugiero utilizar la tabla del IR variable.
  7. Sugiero que cuando un trabajador goce de vacaciones, el valor económico que ellas representen sea incluido en la planilla (y la diferencia es lo que colocarás en la casilla de salario básico), el monto de estas vacaciones no deberá ser considerado en el gasto sino como un débito al pasivo laboral de vacaciones.
  8. Para el cálculo de las prestaciones sociales no se consideran las casillas de ingresos por horas extras e ingresos no deducibles.
  9. El cálculo de las cuotas laborales (6.25%) y patronales (18%) se seguridad social (INSS) se realizan respetando el techo de los C$ 72,410.00 que establece el Decreto 25-2005.
  10. ES importante que se rellenen las casillas de "Fecha de Corte" de la planilla ubicado en la casilla AA5 y la casilla AP5 de la "Fecha del Último Aguinaldo".
  11. En la fila AD se rellenarán los días descansados por los trabajadores, a cuenta de vacaciones.
  12. En las filas AR, AS y AT se resume la provisión (pasivo) económica de prestaciones sociales (vacaciones, aguinaldo e indemnización por antigüedad) que debería existir en la contabilidad por cada trabajador, y técnicamente es el monto bruto que tiene derecho el trabajador en su liquidación, antes de deducirle el INSS e IR Laboral.
  13. En las filas BA, BB y BC encuentras el IR Anual, Mensual y Quincenal a deducir.
  14. En las filas del BE al BI encuentras la tabla progresiva del IR Laboral, el techo del INSS, las alícuotas (porcentajes) del INSS Laboral y Patronal, INATEC y parámetros necesarios para el cálculo de ésta planilla.
  15. En las filas de BK a BX encuentras la tabla de desglose de moneda.
Importante:
1. La casilla del Periodo de la Planilla (casilla C10) influye de forma muy importante en la planilla, por lo que se recomienda tener cuidado especial con la determinación de sí el pago en mensual o quincenal.

2. El archivo no es perfecto, está sujeto a mejoras (por las observaciones que tú o yo podamos hacerle), por lo que agradezco tu apoyo con sugerencias.Adjunto lo referido.

Para descargar da clic en el siguiente enlace:

Si no puedes descargarla, envía un correo con el asunto "Planilla 2015" a consultasdeinteres1@gmail.com y con gusto te la enviaré.

Para descargar otros formatos, da clic en el siguiente enlace:

Te invito a compartir la información y ésta página.

LIBROS: 
Descarga mis dos libros:


Para conocer más sobre este y otros temas da clic en el siguiente enlace:
Temas Tributarios DGI
Temas laborales, visita el siguiente enlace MITRAB

Sí la información suministrada te es de interés, trasládala a tus Contactos.

El blog cuenta con una cuenta en Facebook cuyo enlace es el siguiente:
b) y el personal es https://www.facebook.com/Gpdn1

Esto con el fin de ampliar la difusión de información de interés e importancia que todo profesional debe conocer, mucho agradeceré den clic en la opción "ME GUSTA" y compartan los conocimientos adquiridos.

Sin más a que hacer referencia y agradeciendo la atención prestada me despido cordialmente, deseándote bendiciones a ti, tu familia y tu entorno.

Saludos

by George Antonio Lazo Sánchez (noreply@blogger.com) at August 28, 2015 07:52 AM

Empleos en Eskimo (Comprador motorizado, Supervisor de almacén, auxiliares administrativos de almacén, enfermeros y Operadores de Montacarga)


Solicitan de su colaboración, si tienen personas para las siguientes vacantes, urge completar los siguientes puestos:

Comprador motorizado,
Supervisor de almacén,
auxiliares administrativos de almacén,
enfermeros y
Operadores de Montacarga.

Saludos.

Contacto:
Lic. Yocassta Estrada Samoaya
Encargada de Reclutamiento y Selección
E-mail: yocassta.estrada@eskimo.com.ni
Teléfono: 2255-8948 Ext 5731

by George Antonio Lazo Sánchez (noreply@blogger.com) at August 28, 2015 07:20 AM

August 27, 2015

3d++

Espacio público, íntimo.

Un tipo con un Belmont encendido recorre lentamente la calle, cambia la luz del semáforo, éste no se percata, no le interesa hacerlo, no cambia la velocidad en su caminar. Pero tampoco hace el más mínimo efecto una casi inaudible trapatiesta de conductores enardecidos con la mano empotrada en el claxon vociferando maldiciones sobre su madre.
El espacio privado, esa efectiva materialización de ese tan nombrado círculo de seguridad. Las facilidades de postrarse frente a este tan perfeccionado negocio del entretenimiento en televisión o embeberse en monitores de tres ó dieciséis pulgadas. En fin, las viviendas y sus gadgets están orientados a atrapar a los habitantes en sus casas; una especie melifluo tugurio lúdico para no salir más de lo necesario. La calle es sinónimo de selva, inseguridad, potencial daño a la integridad física.
Hay una honestidad singular en la calle y sus gentes, la verdadera arquitectura sucede en los bordes de esta, la calle no es apéndice, es la casa que está asentada junto a la linealidad de ese pavimento que recorremos, no tiene las elaboradas geometrías del campidoglio pero en este se reconstruye la historia de la ciudad a cada minuto. Hitler aseguraba que los monumentos destruirían la identidad de la ciudad, se equivocó, eran sus arterias a partir de las cuales de reerigieron las ciudades, cambiamos adoquín por asfalto y esto puede en términos de relevancia temporal equivaler al maquillaje facial. Cual liliputienses, reenfocamos los ojos, con las herramientas de percepción entendiendo señales para la comprensión del espacio circundante, buscando patrones en el piso al caminar, la fetidez, lo absurdo de dar la vuelta ante la irrupción de un árbol o una reunión de ebrios en el andén, una moneda tirada es compendio de historia de otro. Deslizar los pies en en andén o acelerar en el vehículo al morir de esta tarde, pueden ser experiencias tan distintas como enriquecedoras para quien vive el espacio público como propio.
Admiro al tipo del cigarro, y a mujeres que me evocan a Shara Nelson en este video, porque de ellos, de los que altivos constituyen la argamasa social es el reino de la calle. Los urbanistas no tienen la más mínima idea.

by noreply@blogger.com (Julio C. Moreno) at August 27, 2015 03:14 PM

August 26, 2015

Sueños del Caribe

EL DESARROLLO NUESTRO ES LA PRIODIDAD



Eso es lo que nos dice el presidente del COSEP en su artículo del diario La Prensa publicado el día de hoy titulado “Nuestra prioridad es el desarrollo”. Sí usted lo lee, descubrirá que el desarrollo de la economía del país es visto por el representante de la cúpula empresarial como condiciones generadas por factores externos y la inversión de grandes empresas. Es un enfoque del desarrollo miope, una visión sectaria, un desarrollo que se visualiza desde sus intereses.

La base de la economía del país descansa en el sector agropecuario así como en la mediana y pequeña empresa, y eso es algo innegable. Visualizar el desarrollo sobre la base de las inversiones que realizan grandes empresas sin considerar el rol y aporte que hacen miles de agentes económicos dispersos a lo largo y ancho de país, es ver la realidad económica con ojo pacho.

Imagínese usted a Nicaragua sin la producción que realizan los productores agropecuarios (granos básicos, carne, leche, etcétera) y la pequeña y mediana empresa (ropa, calzado, artesanía, prestación de servicios turísticos y una variada gama de productos que consume la mayoría de la población). Imagine que de pronto desaparecen como agentes económicos, que sus productos no existen en el mercado. Nicaragua sería el reino de las grandes empresas, el reino de la escasez para los sectores empobrecidos y la “clase media”. Los grandes empresarios dominarían la economía, el mercado y seríamos presa de sus bucólicos antojos por obtener cada vez más altos índices de ganancia. Ese es el desarrollo que visualiza el presidente del COSEP.

El banco, el pata de gallina, el trinomio “Gobierno – Empresarios – Trabajadores” ha sido creado para lograr estabilidad y “paz empresarial”. Allí se discuten los temas que son emblemáticos y que esgrime como indicadores de desarrollo el representante de la cúpula empresarial, pero a la hora de negociar en la pata de gallina el salario mínimo de los trabajadores en los diferentes sectores de la economía, el salario de los pobres, pegan brincos y abandonan su lugar.

El desarrollo del país será realmente desarrollo cuando todas las fuerzas productivas lo logren, recibiendo los beneficios que históricamente se les ha negado, no migajas, y que hoy disfrutan los grandes empresarios más que ayer.


by Ronald Hill (noreply@blogger.com) at August 26, 2015 12:32 PM

Masacre Ativa

Antes de la inyección letal, te limpian con alcohol.



Podemos debatir eternamente sobre si una vida vale otra vida. Si la justicia significa o no una retribución igual. Podemos citar leyes terrenales, leyes divinas, leyes personales y hasta leyes imaginarias. Pero creo que hay algo que también es importante:

Nadie en este mundo merece que le asignen la tarea de ejecutar a otra persona.

NADIE. 


Los ejecutores cuentan sobre los últimos minutos de varios sentenciados a muerte. Muchos de estos reos, cuando ya ven que no hay salvación, les confiesan sus crímenes y agregan algunos por los que nunca fueron acusados. Lo hacen por necesidad de catarsis y desahogo y son historias terribles. Pero lo que más les atormenta a quienes les ha tocado ejecutar, son las historias de reos que terminan siendo inocentes.

Por otro lado, a muchos se les olvida que una ejecución, como todo lo que el ser humano hace, puede perfectamente estropearse. O hay ejecutores que son bastante cabrones y lo hacen deliberadamente mal (recuerden que muchos en este mundo se creen los gendarmes de la justicia universal y sienten placer al castigar a quienes creen que lo merecen). Y las consecuencias no son nada agradables.


Por si no la han visto, aquí les dejo esta famosa escena de una ejecución mal hecha en la bellísima película "La milla verde". Una pequeña advertencia: La escena NO es bella.


Ficción, ¿verdad? Jamás seríamos capaces de hacer eso en el mundo real, ¿verdad?Carlos DeLuna fue sentenciado a muerte en 1989 a pesar de serias dudas que había sobre su culpabilidad en el crimen. Su ejecutor, el Capitán Picket, recuerda sobre el procedimiento de las 3 drogas:

Se le aplica Tiopentato de Sodio, un anestésico, seguido de Bromuro de Pancuronio, un relajante muscular y finalmente Cloruro de Potasio para detener el corazón del reo. El problema es que no todas las dosis funcionan para cada individuo.




En Carlos, esto no funcionó tan así.

El capitán le había prometido a Carlos que estaría dormido después de 12 segundos. Pero luego de ese tiempo, Carlos levantó su cabeza y fijó sus ojos en el capitán Picket, quien pensó "ya sabíamos que había pasado el tiempo y que a estas alturas ya debería de estar dormido. Me asusté como nunca en mi vida."

Luego de 20 segundos, DeLuna levantó su cabeza de nuevo. Picket recuerda:

Esos ojos grandes y café estaban muy abiertos. Y ahí estaba yo, a cinco pulgadas de su rodilla y a metro y medio de su rostro... y me está viendo directamente a MI... y no sé qué habrá pasado por su cabeza. Si yo fuese paranoico, diría que él estaba pensando: 'Me mentiste'.
 

¿Qué significa esto? Si la primera droga falla (la anestesia), entonces Carlos estuvo totalmente despierto cuando la segunda droga comenzó a sofocarlo. Seguramente sintió también una terrible quemadura cuando la droga entró en sus venas, pero la parálisis de la segunda droga (el relajante muscular) impidió que mostrara algún tipo de emoción. O sea, Carlos fue torturado hasta morir pero sólo él lo sabía!!!

¿Nunca han tenido esa horrible pesadilla donde están sufriendo por dentro pero no se pueden mover ni expresar su dolor?
 

Bueno, para Carlos esa pesadilla significó las últimas sensaciones que tendría en este mundo. El proceso completo debió tomar no más de 6 minutos, pero en el caso de Carlos duró 10. Esos minutos de más fueron terribles para su ejecutor, pero nadie podrá nunca imaginar cómo habrán sido para DeLuna. 

Pero además... En muchos casos, tal vez no en el de Bernardo Tercero, personas inocentes son ejecutadas. Años después, un profesor de la Universidad de Columbia comprobó más allá de cualquier duda que Carlos DeLuna había sido confundido por otro hombre llamado Carlos y que su ejecución y en sí, su encarcelamiento, había sido un error.

Así es, confundieron a Carlos DeLuna (izquierda) con su amigo Carlos Hernández (a la derecha).

Picket afirma que de las 128 personas que el vio ejecutar durante 15 años, al menos 14 eran inocentes confirmados.
Además de esto, la cantidad de casos donde se administra muy mal la dosis de inyección letal es casi la MITAD DE LOS CASOS. Porque debido a serios problemas económicos por los fabricantes del Tiopentato de Sodio, ahora solo le aplican UNA de esas drogas. Muchas veces sin la presencia de un doctor. Lo que significa a veces una dosis demasiado alta o peor aún, una dosis demasiado baja.

A Romell Broom en Ohio, le dieron una mala dosis y lo intentaron matar durante 2 horas hasta que los responsables se rindieron. A la fecha, Romell sigue pendiente con una nueva fecha para su ejecución.

Joseph Clark fue ejecutado "exitosamente" en Ohio en el 2006 y tardaron 22 minutos para que los técnicos encontraran una vena. Lo inyectaron e inmediatamente la vena colapsó. Joseph gritó varias veces "No funciona! No funciona!". Cerraron las cortinas de la cabina y tardaron 30 minutos en encontrar otra vena.

En el caso de la cámara de gas, por problemas de administrar dosis que no son necesariamente letales, ha habido casos de reos sofocándose durante varios minutos, golpeando sus cabezas con los tubos hasta sangrar, muchos de ellos volviéndose locos mientras sienten el veneno cruzando sus pulmones o su torrente sanguíneo.

La pena de muerte tiene su historia. Hemos pasado de apedreamiento, a empalamiento, a hogueras, a guillotinas, a horcas, a pelotón de fusilamiento, a cámara de gases. Entiendo que las autoridades quieran hacer el proceso más digerible por el público. Y se puede sentir algo de progreso en pasar de una silla eléctrica a una inyección letal. Pero el hecho esencial es que en ambas se amarra a un ser humano para restringirlo físicamente para que el estado pueda asesinarlo. Ninguna tecnología puede hacer de este procedimiento algo menos grotesco.

Aunque exista culpabilidad, podemos ver las cosas de una forma muy razonable: Es verdad, cuando un criminal mata a alguien está arruinando la vida de una familia. Pero al ejecutar al culpable, estamos arruinando la vida de otra más.

Al igual que muchas otras enseñanzas contradictorias: ¿Cómo puede un país matar gente para enseñarle a su pueblo que matar gente es malo?


Volviendo al título del artículo. ¿Por qué limpiar con alcohol y evitar una infección en alguien que están a punto de matar? Parece chiste, pero la razón de verdad, es por si al gobernador se le ocurre de último minuto perdonarle la vida al sentenciado.

Que viva el sistema!



Pueden seguirme en Twitter: @Zambranitis

El mapa de más arriba muestra en rojo los países que aplican la pena de muerte para delitos ordinarios. En naranja los países que mantienen la pena pero no la aplican en la práctica. En verde los países que reservan la pena de muerte para delitos en condiciones excepcionales y en azul los países que abolieron completamente la pena de muerte.

by Ricardo Zambrana (noreply@blogger.com) at August 26, 2015 11:28 AM

Filosofía del Dreno

Gordi-Tales

A las 5:13 am, suena mi celular y nos despertamos yo y mis ganas de mandar todo a la mierda. Sin embargo, me visto con la ropa de ejercicio menos coordinada que la Chayo en un bautizo, y espero a que mi amiga Tania pase por mi para ir a correr.

Es que estoy gorda. No es que esto sea algo nuevo en mi, pero pensé por mucho  tiempo en que era algo viejo y que no iba a volver a asustarme. Pero aquí está, haciéndome mala cara en la calle y preguntas groseras en ask. (No debería de tener ask,lo sé, pero tampoco debería de tener 2 libras de bacon en mi refri). 

En fin, emprendemos la corrida del día 28 y me doy cuenta que he subido 3 libras. Algo no estoy haciendo bien. Le cuento a mi amiga que está cada día más buenota y ella me dice que deje de hartarme como chancho.

Pff.. nonono. Yo no me harto como chancho. Yo como como chancho.

Entonces me fui a mi refri a botar todo lo que ´´engorda´´, y al finalizar, lo único que sobrevivió al exterminio, fue un pepino. El pepino me habló con su voz toda pepinezca y tristona:


-Me dejaste sola, estúpida...


Así que, con mi corazón conmovido, devolví el chorizo criollo, la mantequilla, los jamones, y los quesos a la refri. El pepino estaba feliz. Nos abrazamos. Fue hermoso.


Fin











by Pao Larrabure (noreply@blogger.com) at August 26, 2015 08:44 AM

August 25, 2015

Blog de Angeles

P1090213

Una tarde soleada del 22 de agosto nació Blog de Ángeles. Entró al mundo con cierta timidez y mucha discreción. Aquí no había sala de parto ni comadronas, solo su servidora con una taza de té sobre el escritorio y … Seguir leyendo

by Mariangeles Estrada at August 25, 2015 07:47 PM

August 24, 2015

Sueños del Caribe

EL ARADOR


I
Antes que los rayos de sol disipen la frescura provocada por la neblina de la madrugada, Alfonso se dirige en su caballo blanco hacia las tres esquinas. Cabalga a paso lento, sin prisa. Persistente espera buenas lluvias, distribuidas de tal forma que provoquen la floración de los cultivos. Baja del caballo, lo asegura en un poste del cerco, camina hacia la puerta de alambre; al intentar abrirla tres perros furiosos le ladran, defienden su territorio. Se abre la puerta de la casa.

    ¡Buenas!, ¿cómo amanece mi amigo? —saluda Alfonso receloso y pendiente de los perros que no parar de ladrar.
    ¡Buenas! —responde Payin. — ¡Sooo, perros! ¡Échense! —agrega dirigiéndose amenazante con una tajona a los perros; dos entran a la casa y el otro se echa bajo una carreta. — ¿Qué lo trae tan temprano por estos lados? —dice mientras abre la puerta de alambre sin esfuerzo para sacar el lazo del poste.
    Lo ando buscando porque quiero arar unas tierras, es tiempo de prepararlas —dice Alfonso estrechando su mano.
    Pase adelante, platiquemos aquí —dice Payin y le señala una banca de madera ubicada frente a la casa. — ¡Maritza, tráenos dos tazas de café! —grita a su mujer que prepara el desayuno.
    ¡Ya te lo llevo, espérame que baje la porra de frijoles! —responde desde el fondo de la cocina.
    Son cinco manzanas —dice Alfonso luego de sentarse en la banca y estirar sus largas piernas. Ya tengo asegurada la semilla del rojito y, a como veo las cosas, el precio va a estar bueno por la escasez provocada por las inundaciones en el Pacífico —agrega con mirada vivaz y fija en la de Payin esperando respuesta.
    Ya es tiempo. Las tierras están bien secas, perfectas para removerlas. Hay que aprovechar este veranillo de octubre —dice Payin.
    ¡Buenos días, Don Alfonso! —saluda Maritza mientras le entrega una taza grande con café Toro recién colado y caliente, desprende un aroma estimulante, mañanero. — Tomá la tuya, dulzuda como te gusta —le dice a Payin con tono alegre al entregarle la taza y regresar a sus labores.
    Ayer le preparé dos manzanas a Palacios, también va a sembrar frijoles —dice Payin luego de saborear su café.
    ¿Cuándo puede arar las mías?
    Hoy no puedo, tengo un compromiso. Debo hacer dos viajes de leña con la carreta. Mañana como a las siete voy a pasar por donde usted para que nos pongamos de acuerdo.
    Perfecto, lo estaré esperando. Estrecha nuevamente la mano de Payin y , antes de salir hacia su caballo, grita, “¡Gracias por el café Doña Maritza!”
    ¡De nada, Don Alfonso, salúdeme a su señora! —responde Maritza.

Al cerrar la puerta de alambre, Payin se dirige hacia la cocina. Un plato abundante con frijoles, huevos revueltos, tortilla y queso lo esperan para llenarlo de la energía necesaria que gasta en sus labores del día. Debe caminar junto a su carreta, jalada por sus incondicionales bueyes, ocho kilómetros de regreso en cada viaje, además de cargarla con la ayuda de Melesio.

    ¿Para qué te quería Alfonso? —pregunta Maritza inquieta mientras le sirve otra taza de café.
    ¿Para qué más puede ser?, quiere que le vaya a arar unas tierras —responde luego de saborear la comida y dar un sorbo de café.
    ¡Ve, qué bueno!, si no me equivoco en este mes ya llevas unas cuarenta manzanas aradas —afirma al sentarse en la mesa frente a Payin.
    Ojalá todos los meses así fueran. Marzo, abril, octubre y noviembre son los mejores, el problema es que todos esperan a última hora para preparar las tierras y andan apurados buscando quién les haga el trabajo —dice Payin.
    No te podes quejar. En este año te ha ido bien. Hasta le compraste a la Ángela esos dos novillos que estás adiestrando para bueyes —dice Maritza intentando darle ánimos.
    Lo sé mujer, no me quejo. Muchos me buscan porque arar las tierras con tractor es demasiado caro, no les resulta.
    ¿Cuándo vas a ir donde Alfonso?, ya sabes que tiene problemas con sus tierras, ese conflicto parece que nunca va a terminar y no te olvides que sacó tus bueyes de sus potreros.
    No te preocupes, siempre le he preparado sus tierras. Mañana lo voy a visitar para ponernos de acuerdo. El problema de los bueyes fue su culpa, se los presté y nos los ocupó, los fui a traer porque tenía que ararle unas tierras a Piña. Además, él me vino a buscar y con esa arada voy a reparar la carreta, la madera está pudriéndose. Me voy, se me hace tarde.
    Parece que ya vino Melesio. Que te vaya bien. Voy a ir al mercado a comprar un pollo para hacerte una sopita. No vengas muy tarde —dice Maritza al despedirse. “Este Payin cada día lo veo más cansado, ya no es el mismo de antes. Toda la vida se la ha pasado arando tierras, entrenando bueyes y jalando leña para poder mantenernos”, piensa Maritza al verlo partir.   

II
Alfonso llega a la casa después de recorrer los linderos de su finca. Desde que un grupo de cuarenta toma-tierras hicieron champas en una parte de ella, todos los días practica la misma rutina inspeccionando los linderos palmo a palmo en busca de indicios. Inspecciona el estado de los postes, el alambre, las puertas y, al pasar cerca de sus vecinos, apresura el paso del caballo con el fin de que lo observen en su labor. Lleva enfundada y colgada  a su cinturón una pistola Magnum 457. Es un hombre de sesenta años, su cabello muestra canas y lo lleva un poco largo.

    ¡Santito padrino! —dice Julián al acercarse con las manos juntas a Alfonso.
    ¡Santito Julián! ¿Cómo estuvo el ordeño? —dice Alfonso al bajarse del caballo, tocarle las manos y dirigirse a la hamaca que cuelga en el corredor.
    Peor que ayer patrón, hoy dieron quince litros. Ya los fui a dejar a la casa del pueblo —dice Julián luego de amarrar el caballo.
    Este veranillo está fuerte. Los pastos no rinden y las vacas no se acostumbran a comer la caña que sembramos el año pasado. A tiempo vendí aquellas cinco que daban poca leche para pagarle al abogado —dice Alfonso mientras se quita las botas sentado en la hamaca.
    Ojalá ese abogado le resuelva de una vez el problema de las tierras —dice Julián a la vez que busca un banco para sentarse.
    Eso espero. Si desde un inicio hubiera negociado con el sinvergüenza de Nicasio, pagándole para que me diera la escritura de la finca, hoy no tendría este problema. Estuviera inscrita en el registro de la propiedad de Bluefields y no andaría metido en estos clavos —dice Alfonso al acostarse en la hamaca.
    Usted me va a disculpar patrón, pero ¿por qué no lo hizo?
    Porque a su mujer ya le había pagado por la tierras. Eso fue cuando él estuvo preso. Después que estuvo preso por somocista, porque no creas que era buena cosa, era guardia, él quería que le pagara por ese papel. Ahora el borracho las reclama como suyas y ha comenzado a vender lotes a un montón de sinvergüenzas que jochea para que se metan en la finca, como el otro día.
    Pero patrón, si usted le pagó a la mujer por la tierra, él no tiene por qué reclamarlas, las tierras ahora son suyas. Usted tiene más de veinte años de tenerlas —dice sentado junto a la hamaca.
    Julián, vos no sabes nada de estos enredos. Mira, yo tengo la escritura que me dio la mujer, pero él tiene el título real inscrito en Bluefields. Al venderme no se deslindó de ese título que le dio el IAN. Solo me dio posesión y por eso él las reclama como propias. Ella no podía hacerlo.
    La verdad es que no entiendo, patrón. Eso es un enredo. Para mí las tierras son suyas porque pagó por ellas.
    Así debería de ser pero las leyes son jodidas. Mañana va a venir Payin, estate pendiente para que le vayas a enseñar la parte que vamos a arar para los frijoles, las que pegan al lado de la carretera. Yo voy a venir después para arreglarme con él.
    Estaré pendiente, no se preocupe. Bueno patrón, me disculpa, voy a ir a limpiar la yuca —se despide tomando el machete y un sombrero de paja.
    Va pues, dentro de un rato me voy para el pueblo. Este problema me tiene cansado y sofocado, no puedo dormir bien.

Sus pensamientos se nublan de incertidumbre al recordar la compra de las tierras. Tan baratas las compre en esos tiempos, piensa. Si algo bueno dejó la guerra a los que teníamos realitos fue la posibilidad de comprar tierras. La Amanda andaba desesperada sin saber qué hacer para poder sobrevivir mientras el viejo Nicasio se pudría en la cárcel. Tanto insistió en que le comprara que terminó convenciéndome. Si hubiera sabido que este sinvergüenza saldría con el cuento que le pagara por darme la escritura, desmembrando la finca, jamás las hubiera comprado. Bien hice al lotificar esas diez manzanas pegadas a la zona seis y venderlas a necesitados de terreno para construir sus casas, lo mismo que Nicasio quiere hacer ahora con las mías. Al final este capricho me ha salido más caro. Le hubiera hecho caso a mi mujer, así tendría un arreglo con él, pero ahora es tarde, es por la ley que nos arreglaremos. Minutos después sus ronquidos inundan la casa perturbando la quietud de la mañana, en la copa de una Ceiba  el pájaro gua  se lamenta con su canto pidiendo insistente la refrescante lluvia.

III

Al salir de su casa, Payin le indica a Melesio que los bueyes escogidos para trasladar la leña son el Gorrión y el Zanate. Inmediatamente procede a arrear al Bonito y el Ojo Negro hacia la plazuela que se ubica detrás de la casa. En ese espacio los encierra luego de pastorearlos una parte de la tarde en la antigua pista de aterrizaje, a donde los lleva desde que Alfonso le negó el pasto de sus potreros. Melesio arrea los bueyes, los junta y con la ayuda de Payin acomoda el yugo, quien lo observa atento comprobando el aprendizaje de Melesio, un joven que capacita en el oficio por encargo de su comadre Juana.

    ¡Espérate, espérate! Acomódalos en la parte plana para amarrar la carreta al yugo —dice Payin.
    ¡Cejaaa, cejaaa, cejaaa! — grita Melesio a el Gorrión y el Zanate, inmediatamente se detienen.
    ¡Viste, viste! —dice Payin admirado porque los bueyes obedecen a la misma vez. Ya están quebrantados, ya los tenemos educados. Son tres meses de estarlos preparando.
    Yo pensé que iban a dilatar más —responde Melesio entusiasmado.
    Todavía les falta aprender, hace falta que los pongamos a arar. Al paso que van dentro de unos días los podemos probar con el arado. A ver, amarremos la carreta con cuidado.

Entre ambos levantan el tiro de la carreta y lo colocan en el centro del borde inferior del yugo. Payin lo amarra con fuerza alrededor de la cuña de seguridad del tiro formando una equis con el mecate. Ambos se montan y, al grito de cejaaa y un leve hincón con una vara fina de Cortéz, emprenden su marcha hacia la parcela. Al bajar de las tres esquinas y tomar la carretera pedregosa hacia Los Ángeles, la carreta comienza a crujir como tratando de desprenderse de sus partes. El estaquero se mueve continuamente y el limón, la base donde van incrustados, se desplaza lentamente en un movimiento lateral. Payin vuelve la mirada hacia atrás de la carreta y le pide al Señor que no se desintegre, que le permita realizar los dos viajes de leña que tiene encargada.

    ¿Cree que aguante los dos viajes? —pregunta Melesio.
    Eso espero. Esteban me entrega la madera por la tarde y el fin de semana Chanco Chingo va a repararla. La madera está escasa y carísima, ni comparado con aquellos tiempos que me vine de Ticuantepe para estos lados.
    ¿Desde cuándo se vino para Nueva Guinea?
    Hace añales, cuando tenía cuarenta y cinco años —responde Payin inquieto por el crujir de la carreta. Son cuarenta y dos años los que tengo de haber venido.
    Yo ni había nacido —dice Melesio mirando las arrugas de la cara y manos gruesas de Payin.
    Esa época fue cuando comenzó el proyecto Rigoberto Cabezas, el PRICA le decían. Vendí mis bueyes y con esos realitos me vine. Imagínate que me ganaba veinticinco córdobas por arar una manzana. En esos tiempos no habían tractores y en la buena temporada araba de sol a sol.
    ¿Cómo aprendió a arar?, ¿quién le enseñó?
    Preguntás mucho. Préstale atención al camino, no dejes que los bueyes se vayan por las piedras gruesas. Este alcalde que tenemos habla mucho y no hace nada. Ya tienen más de tres años de no darle una patroleada a este pedregal. Solo viven sacando material del lado de Tierra Blanca y con esos camiones cargados es que han jodido el camino.
    ¡Ideay Payin!, ¿no es que usted es liberal?
    Las carreteras no tienen partido político. Aunque con ellas toda la vida ilusionen a la gente que vive en la montaña haciéndoles promesas que nunca cumplen. Al menos ellas nos sirven para trabajar y sacar la cosecha.
    No se me vaya desviando, parece que ya se cambió de bando. Cuénteme como es que aprendió a arar —insiste Melesio.
    Vos tenés más o menos diecisiete años. Cuando aprendí allá en Ticuantepe tenía apenas siete. Vieras qué difícil es aprender en esos cerros, aquí en estos llanos es sencillo. Un primo hermano que tenía llamado Eudijes me enseñó a gobernar los bueyes y a arar. Era un buen hombre, trabajador y honrado. Él también me enseñó que lo mejor que uno puede tener es palabra y ser honrado. ¡Mira, allá viene aquel IFA que chifla!, ¡hace la carreta hacia un lado y detené a los bueyes que no están muy quebrantados! —ordena Payin preocupado al ver el polvazal que levanta el camión.
    ¡Sooo, sooo!, ¡Paree, paree!, ¡Cejaaa, cejaaa! —grita Melesio a los bueyes y se detienen mientras el IFA pasa veloz cubriéndolos totalmente de polvo.
    Ve qué desgraciado ese chofer, como que no pudiera bajar la velocidad, ya nos bañó de polvo. Por eso es que a cada rato se dan vuelta pero nadie hace nada por controlarlos—dice Payin malhumorado, sacudiéndose el polvo con el sombrero.

Llegan a su parcela, llamada la Pedrera por haber sido explotado un promontorio para sacar piedras por la Alcaldíay el Ministerio de Transporte. Deben pasar un río que ostenta una pequeña pero profunda poza. En los meses secos es frecuentada por muchas familias para aplacar el sofocante calor veraniego mientras que por las noches, calurosas o lluviosas, parejas incursionan el promontorio de piedras, inundándolo de pasión y mezclando sus arrebatos clandestinos con el canto de pájaros nocturnos, grillos, chicharras y ranas. En una plazuela cercana a la casa detienen los bueyes. Sus dos hijos la manejan pastoreando diez vacas y sobreviven con la venta de la leche. No deja a los bueyes en esos potreros porque quedan muy distantes del pueblo donde se encuentra su clientela. Luego de saludarlos se adentra con Melesio en los potreros a cortar leña de los árboles sembrados como cercas vivas. No tumban árboles, hacen cortes de ramas de buen grosor, las cortan en trozos de una vara de largo amontonándolas en diversos puntos hasta completar la carga acarreándolas en manojos sobre sus espaldas hasta llenar la carreta. Cuatro horas después terminan agotados, descansan un rato y emprenden el viaje de regreso al ritmo de los bueyes. Ambos caminan detrás de la carreta, evitan cualquier sobresalto que interrumpa el esfuerzo de los bueyes y están atentos a los vehículos que se aproximan para detenerlos. Payin le habla a los bueyes en tono bajo, como tratando de darles ánimos y aligerar su carga.

Al pasar un vado cercano a la finca de Ángela, quebrado y lleno de hoyos por el paso de los pesados IFA’s, camiones ganaderos y volquetes, se escucha el resonar de la carreta y se desprende el limón derecho con todos sus estaqueros, regando la leña en el pedregoso camino como vómito insostenible de un intoxicado por herbicidas.

    ¡Melesio, para los bueyes, detenélos! —grita Payin apartándose para evitar golpearse con la leña que se amontona en el camino.
    ¡Hasta aquí llegamos! ¡No aguantó más! —dice Melesio luego de detener y sostener el yugo.
    Como que sabía que esto nos iba a pasar —dice Payin al inspeccionar el lado quebrado de la carreta.
    Al menos el estaquero aguantó tanto tiempo y ahora lo va a tener que vender como leña —dice Melesio mientras  Payin observa el promontorio de leña y ríe a carcajadas.
    Vos sos ocurrente. No sólo el estaquero, toda la madera la voy a tener que vender, no ves que ya no sirve para nada. Lo bueno es que estamos cerca del pueblo. Ándate rápido a la punta de la pista y busca a Pablo Crespo para que se lleve la leña en la Waza. Aquí te espero, no te dilates.

Payin hace cálculos. Con la venta de la carga obtendrá unos seiscientos córdobas, menos el costo del viaje de la Waza que estima en unos ciento cincuenta córdobas, le sobra suficiente para darlos como adelanto en el puesto de madera de Esteban. Con la arada de las tierras de Alfonso paga el resto y le cancela la mano de obra a Chancho Chingo por repararla. Media hora después aparece Melesio con Pablo Crespo.

    ¡Ideay Payin!, ¿qué le pasó? —pregunta Pablo Crespo inspeccionando la carreta.
    Hasta aquí llegó —responde Payin melancólico viendo el medio de transporte que por años ha utilizado.
    Toda la madera está podrida —dice Melesio.
    Esto ya no le sirve para nada —dice Pablo Crespo.
    Hombre, ¿andas algo allí con que podamos arrancarle toda la madera? —pregunta y agrega — que quede solo el tiro y las ruedas, es lo único que nos puede servir.
    Ando un macito en la cabina, ya lo traigo.
    Pensaba repararla pero veo que la tengo que volver a hacer los limones, la telera y el estaquero. Es como hacerla nueva.

Entre los tres cargan la Waza y Payin le indica que de una vez lo lleve a la zona dos donde doña Elisa, la señora que hace rosquillas y cosas de horno a entregar la leña, luego donde Esteban a retirar la madera y por último donde el carpintero a entregarla. Montado en la cabina con Pablo Crespo regatea el precio del recorrido mientras que Melesio arrea los bueyes que ahora jalan solamente el tiro y las ruedas, el resto va en la tina de la Waza como leña.

Al caer la tarde Payin regresa a las tres esquinas. Melesio ha llevado a pastorear los bueyes donde fue la pista de aterrizaje y le ha contado a Maritza lo sucedido después de encerrarlos en la plazuela. Al llegar a la casa cabizbajo, le da ánimos con una suculenta sopa de pollo que lo espera desde el mediodía.   
IV

A las cinco de la mañana Payin se levanta silencioso, se dirige a la cocina, enciende la radio y sintoniza la Manantial para escuchar el programa “amanecer ranchero”. No se ha acomodado en la mesa cuando Maritza ya ha despertado, enciende el fogón y le prepara café. Esa rutina se presenta todos los días como un juego entre ambos, un juego que practican desde hace más de cincuenta años.

    ¿Cómo amaneciste?, ¿dormiste bien? —pregunta Maritza observando fijamente su mirada. Está al tanto que toda la noche pasó inquieto moviéndose en la cama.
    Más o menos, me dormí tarde. Soñé que me ahogaba en la poza de la Pedrera —dice Payin mirándola en espera de la interpretación del sueño.
    Tenías rato de no soñar. Soñar con el agua a veces es bueno. Como la poza siempre está limpia eso significa que te va a ir bien, que vas a lograr lo que deseas.
    Lo que más quiero es tener mi carreta lista lo más pronto posible.
    ¿Cuándo te la entrega Chancho Chingo?
    Me dijo que el lunes de la próxima semana.
    No te desesperes hombre, solo son seis días —dice Maritza al servirle la taza de café humeante en la mesa. Te voy a freír unos frijolitos para que desayunes.
    Ya vengo, voy a llevar a los bueyes a la pista mientras viene Melesio —dice Payin luego de tomar lentamente un trago de café.

Recorre doscientos metros hasta la pista arreando los cuatro bueyes. Piensa en el sueño y en lo que ha dicho Maritza. Los deja cerca de la arbolada de acacia amarilla y regresa a la casa.

    Ya está listo el desayuno —dice Maritza al ofrecerle el plato con frijoles, cuajada y tortilla. ¿Qué más soñaste?, te veo preocupado.
    Nada más, ya te dije que me ahogaba en la poza.
    ¿Qué vas a hacer hoy?
    Voy a ir donde Alfonso a ararle las tierras.
    Allí está Melesio, ya vino. Ofrécele desayuno que quedan frijolitos —dice Maritza mientras prepara un plato.

Después de desayunar Melesio regresa a la pista y arrea los bueyes hasta las tres esquinas. Al llegar, Payin le indica que encierre al Gorrión y al Zanate. Hoy nos llevamos al Bonito y el Ojo Negro, están descansados le dice. Una vez enyuntados, ambos levantan el pesado arado de madera y lo acomodan invertido sobre el centro del yugo de tal forma que la reja, esteva y cama quedan sostenidos y proceden a amarrarlo mientras el timón queda colgando. Las belortas y el rabizo son amarradas en los costados de los bueyes.

    ¡Maritza, ya nos vamos! —grita.
    ¡Espérate un segundo, ya voy!, ¡estoy terminando de alinearles la comida! —responde desde la cocina.
    Melesio, arrea los bueyes, a las siete debemos estar en la finca de Alfonso, ya te alcanzo —indica Payin al sentarse en la banca pensativo, nostálgico por su carreta al observar únicamente el tiro y las ruedas frente al cerco.
    Aquí está la comida —le dice Maritza al entregarle dos porta-viandas de aluminio de tres depósitos cada una y un galón de pinolillo.
    Voy a regresar tarde, vengo como a las cinco y media — dice Payin despidiéndose luego de acomodar la comida en una mochila que carga en su espalda.
    Que te vaya bien, no te preocupes tanto, sólo faltan seis días para que te entreguen la carreta. Ándate con cuidado —dice Maritza al verlo partir de la tres esquinas.

V

Entran a la finca de Alfonso a través de una puerta de alambre y se dirigen hasta la casa ubicada al pie del único árbol de Ceiba existente a los alrededores de Nueva Guinea, reliquia del pasado, sobreviviente de la Plywood y de madereros actuales. Al llegar, Julián los espera, ya ha ordeñado y trasladado la leche a la casa del pueblo. Luego de los saludos los conduce al área que será arada para que Payin las inspeccione.

    Esas son las cinco manzanas —indica con las manos. Son tres lotes. La división de la izquierda son dos, el de la derecha y aquellas del fondo son de manzana y media cada uno.
    Vamos a medirlas cuando terminemos de ararlas —dice Payin.
    Como usted diga. Recuerde que vamos a sembrar frijoles en ellas —dice Julián.
    Parece que están limpias —dice Melesio inspeccionado el terreno con la mirada.
    Hace dos semanas el patrón las mandó a chapiar —aclara Julián y agrega — una parte fue fumigada con gramoxone.
    Ojala todos tuvieran limpias las tierras antes de ararlas —dice Payin.
    Bueno pues, vamos a hacer los surcos a una distancia de media vara porque es para frijoles. A ver Melesio y vos Julián, sostengan el timón para soltarlo y luego bajamos el resto.

Proceden a bajar las partes del arado y lo arman para iniciar a arar comenzando por el orden en que observaron los lotes. Payin se dirige a un arbusto y bajo sus sombras resguarda el galón de pinolillo y las portas-viandas. Regresa al lado de los bueyes para iniciar la labor y observa a Alfonso que se aproxima en su caballo blanco. Al llegar al punto donde se encuentran da una vuelta completa alrededor de ellos sin saludar, como tratando de imponer dominio y autoridad.

    Buenos días —saluda sin desmontarse. El caballo blanco cabecea insistente.
    Buenos días —responden a la vez Payin y Melesio mientras Julián se acerca a saludar con el acostumbrado santito.
    Ya le mostré las tierras que va a arar —dice Julián luego que Alfonso le corresponde el santito.
    ¿Viste que te las tengo bien limpias? Así no te va a costar mucho ararlas —le indica a Payin.
    Sí, ya las vimos. Cuando terminemos de arar las medimos —contesta Payin.
    Son cinco manzanas. Al fin, ¿en cuánto me las vas a arar?
    El surco es para sembrar frijoles. Ahora el costo de la manzana es de novecientos córdobas —dice Payin y agrega — si fuera para sembrar Yuca vale setecientos porque el surco va a cada cinco cuartas.
    Muy caro estás cobrando. El año pasado me las hiciste a seiscientos. Así ya no voy a poder arar las tierras —responde Alfonso al hacer girar el caballo alrededor de ellos.
    Ese es el precio, puede consultar con otros. Todas las cosas que necesito para mantenerme han subido de precio. La leche ha subido, la carne y el queso ni se diga —responde Payin con propiedad mientras Julián y Melesio escuchan expectantes.
    Vos no me podes contar de lo caro que está todo. Las vacunas, los desparasitantes, la sal para el ganado, todo, todo está caro. La semilla del frijol rojo que voy a sembrar me costaba seiscientos el quintal ahora lo conseguí a novecientos.
    Para que se fije, pues —contesta Payin. Usted conoce bien la calidad de la arada que hago, le protejo los suelos arándole faldeado las tierras para que no se laven con las lluvias y los surcos son parejitos. 
    Bueno, no sigamos discutiendo. Prepáralas a ese precio no vaya a ser que comience a llover en estos días. ¿En cuánto tiempo las terminas?
    En tres días, trabajando de sol a sol —confirma Payin.
    Dale pues, voy a regresar dentro de tres días para allí nomás ver tu medida del terreno. Julián va a estar pendiente de vos. Yo tengo que hacer gestiones con el abogado por el problema de las tierras.
    Espere Alfonso. Necesito que me dé un adelanto, estoy reparando la carreta y necesito unos realitos —dice Payin.
    Ve qué frescura la tuya, no has comenzado y ya me pedís reales. Ahorita no tengo plata, todos los reales se los he dado al abogado para resolver el problema. Cuando termines te cancelo todo de una vez. Nos vemos —dice Alfonso volteando y espueleando el caballo para retirarse apresuradamente.

Los tres guardan silencio. Observan a Alfonso que se retira galopando en el caballo blanco. Sus miradas se cruzan. Julián y Melesio se quedan viendo.

    ¡A ver, Melesio!, ¡apurémonos para que terminemos lo más pronto posible! —dice Payin con acento de disgusto.

VI

Dirigen los bueyes hacia el primer lote que será arado. Los acomodan en uno de los extremos, a una vara de distancia del cerco que los divide. Melesio se ubica frente a ellos mientras Payin toma el timón del arado, hinca a los bueyes con el chuzo gritando ¡cejaaa, cejaaa!, iniciando el recorrido. Payin sostiene con fuerzas el timón y el arado se hunde en la tierra removiéndola a ambos lados, abriendo el surco de una cuarta y media de profundidad que posteriormente será cubierto con la semilla de frijol. Al llegar al extremo del lote hacen girar a los bueyes, calculan la media vara de distancia entre surcos y proceden a arar regresando al punto de inicio.

Mientras Payin y Melesio cumplen con su labor, Alfonso llega a su casa del pueblo. Su esposa, Digna, ha estado inquieta esperándolo. Arquímedes, el abogado que a nada ni a nadie le teme, el que resuelve todos los problemas legales, le ha entregado una nota solicitándole que se presente en su oficina. Al leerla se da cuenta que Nicasio ha introducido una demanda por las tierras.

    ¡Ideay Arquímedes!, ¿cómo es esto que Nicasio me está demandando? —dice Alfonso al entrar a la oficina de Arquímedes.
    Cálmese, siéntese para que le explique —responde Arquímedes con tono de preocupación mientras le ofrece una silla.
    Cómo querés que me calme si ya llevamos en esto más de un mes. Dijiste que ibas a resolver este problema en dos semanas y nada —dice Alfonso al sentarse malhumorado.
    Deje que le explique. Tal como quedamos procedí a hacer las gestiones en Bluefields para la cancelación de la cuenta registral de la propiedad de Nicasio y evitar que siguiera vendiendo lotes.
    Eso es lo que quiero. Mira que le vendió al tal reverendo de Juigalpa diez manzanas y las fue a inscribir a Bluefields —dice Alfonso con amargura en la cara y agrega — ¿al fin, le anulaste la cuenta registral?
    Por eso es que lo mandé a llamar. Nicasio contrató a un abogado de Juigalpa de apellido Medrano y este introdujo ante la juez civil una demanda de nulidad del proceso.
    No estoy entendiendo, dijiste que ya tenías convencida a la juez con la oferta que le hiciste. Explícame bien.
    Pues sí, don Alfonso. El abogado de Nicasio argumenta que no se pueden anular los títulos de propiedad otorgados por el Estado de Nicaragua. Recuerde que a Nicasio nunca le confiscaron sus tierras. La juez rechazó la demanda de nulidad que hizo el abogado de Juigalpa, pero luego hizo una apelación que también rechazó.
    ¿Cuál es el problema?, entonces —dice Alfonso intrigado.
    El problema es que recusaron a la juez.
    A ver, a ver. Me estas enredando, explícame bien.
    Mire, el abogado introdujo un escrito solicitando que se separe a la juez del caso por intereses personales. Prácticamente se han dado cuenta que le ofrecimos lotes para que fallara a su favor.
    Esto cada día se complica más. ¿Qué vamos a hacer?
    El caso ha pasado al juez de distrito. Ha mandado detener todas las acciones que hemos hecho en el caso. Hay que esperar que se pronuncie sobre la recusación que hizo el abogado de Juigalpa.
    ¡Esperar!, ¿cuánto tiempo más voy a esperar? ¡Si sigo esperando el viejo Nicasio va a vender hasta mi casa y las vacas! —dice Alfonso.
    No podemos hacer nada más, tenemos que esperar el fallo del juez de distrito. Hay que tener calma.
    ¿Cuánto tiempo?
    Pueden ser quince días, un mes, tres meses. El tiempo que se tome el juez de distrito para fallar sobre la recusación.
    Vos dijiste que lo ibas a arreglar en quince días, te di cincuenta mil pesos y ahora me salís con el cuento de que espere calmadito mientras el viejo Nicasio hace y deshace en mis tierras.
    No se preocupe, todo lo vamos a arreglar. Necesito diez mil córdobas para seguir haciendo gestiones a su favor.
    Ya me salaste el día —dice Alfonso al levantarse de la silla, entregarle el dinero y salir de la oficina del abogado que a nada ni a nadie le teme.

VII

Tres días después, Payin y Melesio han concluido de arar el último lote de tierras. El olor que respiran a su alrededor es de tierra removida, colmada por el canto alegre de pájaros que las han invadido para alimentarse de mazamorras y gusanos. Igual de contento se encuentra Payin y proceden a medir los tres lotes verificando que el área total arada es de cinco manzanas. Al caer la tarde con la puesta de sol sobre las colinas del oeste, espera a Alfonso en la casa ubicada al pie del árbol de Ceiba junto a Melesio y Julián.

    Mañana es sábado y vamos a descansar dos días —dice Payin.
    ¿Y los bueyes? —pregunta Melesio.
    También —responde Payin mientras Julián le entrega una taza de café. Han trabajado bastante, sin parar y se lo merecen, agrega.
    Son buenos bueyes —dice Julián al entregarle el café a Melesio.
    ¿Cuándo le entregan la carreta? Estoy con ganas de estrenarla —dice Melesio.
    Chancho chingo dijo que el lunes por la mañana. Espero que la tenga lista —dice Payin.
    Allá viene Alfonso —dice Julián señalando.

Al llegar Alfonso se baja del caballo, Julián lo toma de las riendas y lo amarra en un pilar del corredor de la casa. Alfonso se dirige a la hamaca y se quita las botas.

    Ya están listas las tierras —dice Payin.
    Desde aquí las estoy viendo —dice Alfonso.
    Vamos a verlas para que las reciba —dice Payin.
    No, para qué. Se ven bien aradas. Vos haces un buen trabajo —dice Alfonso.
    Bueno, entonces necesito que me cancele porque voy a ocupar esos reales para pagar la madera y la reparación de la carrera.
    Mira Payin, ahorita acabado de entregarle diez mil pesos al abogado y no tengo reales.
    Pero ese no es mi problema, yo necesito que me cancele hoy mismo. Eso fue lo que acordamos, usted dijo que al terminar me cancelaba el trabajo.
    Sí, eso te dije, pero para mí es más importante resolver el problema de las tierras. Así que vas a tener que esperarte unos días.
    Le doy hasta el domingo. Me urgen, ya se lo dije.
    Llega a la casa del pueblo el domingo por la mañana.
    Eso me hubiera dicho antes, ahora le voy a quedar mal a Esteban y a Chancho Chingo. Usted sabe que la carreta es mi machete.
    Mi finca vale más que tu carreta y la arada de las tierras.
    A ver Melesio, vámonos. No vuelvo a tratar con usted —dice Payin al salir del corredor. Le hubiera hecho caso a la Maritza —agrega.
    ¿Caso de qué? —pregunta Alfonso.
    Ese no es su problema, dedíquese al de sus tierras. El domingo llego a buscarlo y me tiene listos los reales. Vamos Melesio —dice Payin al hincar con fuerza los bueyes.

Melesio observa que Payin camina de prisa y comienza a arrear los bueyes que cargan el arado. “Va encachimbado”, dice Alfonso. En la puerta de alambre Payin lo espera. Sus manos tiemblan y decide no entablar conversación. Al llegar a la casa de las tres esquinas Payin se quita las botas de hule y se sienta en la banca con los ojos perdidos, observando las deterioradas paredes del estadio de béisbol. Los perros juegan a su alrededor, mueven la cola y lo olfatean buscando la caricia acostumbrada pero no les presta atención, se encuentra ausente. Melesio desmonta el arado y el yugo, saca a los bueyes de la plazuela y los traslada a pastorear a la pista de aterrizaje. Al regresar encuentra a Payin en el mismo estado. Entra a la casa buscando a Maritza y no la encuentra. Vuelve a salir y decide acompañarlo hasta que regrese. Vuelve la mirada hacia Payin y se da cuenta que de su ojos brotan lágrimas. Al llegar Maritza y saludarlos con alegría, Payin continua inmutable. Melesio le explica lo sucedido y se despide. No le contestó ni una sola palabra y así permaneció hasta altas horas de la noche. Con todas sus fuerzas, dándole ánimos, lo metió a la cama pero no pudo obligarlo a comer.

Al despertar, Payin se dirige a la cocina y enciende la radio. Ya se ha recuperado, durmió como un niño, piensa Maritza. Escucha que abre la puerta de la sala, se acomoda en la banca y llama a los perros. Maritza se levanta, se dirige hacia él y se sienta a su lado.

    Veo que amaneciste mejor —dice Maritza.
    Estoy pensando en vender al Gorrión y al Zanate para no quedar mal con Esteban y Chancho Chingo —dice Payin con sentimiento de pesar en su voz.
    Pero cómo los vas a vender, apenas tienen tres meses de estar entrenándose. Si te los compran vas a venderlos casi regalados —dice Maritza.
    Pero qué puedo hacer, ya tengo el compromiso y no puedo faltar.
    A ver vení, vámonos para la cocina, está muy helada la mañana. No vaya a ser que te me vayas a enfermar —dice Maritza tomándolo de la mano y atrayéndolo hacia la puerta.

Payin se acomoda en la mesa mientras Maritza enciende el fogón para preparar el café y hacer desayuno. Maritza le pregunta sobre lo sucedido con Alfonso.

    Qué sinvergüenza es ese Alfonso. Te dije que no te confiaras, desde que sacó los bueyes del potrero supe que no era persona de fiar.
    Pero qué querías que hiciera mujer, necesitaba hacer ese trabajo, además de eso es que vivimos.
    Yo sabía que algo iba a pasar. El día que soñaste que te hundías en la poza de la Pedrera me di cuenta, pero no te lo dije para evitarte preocupaciones.
    ¿Qué es lo que no me dijiste?
    Mira, cuando una persona sueña que se está ahogando significa que lo van a engañar, que lo van a humillar —dice Maritza al servirle la taza de café humeante.
    Pero vos dijiste que cuando uno sueña eso es que le va a ir bien.
    Sí, es cierto, siempre y cuando el agua sea limpia como la de la poza. Pero como te estabas ahogando significa que te van a engañar —dice Maritza al servirle el desayuno y sentarse a su lado.
    Aunque me lo hubieras dicho no hubieras evitado que hiciera mi trabajo.
    Ya lo sé. No sigas preocupado, a ver, comamos tranquilos —dice Maritza.

Mientras desayunan, en radio Manantial anuncian el inicio del programa sabatino “el abogado en su hogar”. Maritza presta atención al programa y Payin desayuna con apetito amanecido. Todos los sábados, mientras Payin sale con los bueyes, ella escucha ese programa. Lo considera de gran valor porque orienta a los campesinos sobre los mecanismos a seguir para resolver los problemas legales, familiares, de violencia doméstica, divorcios, herencias y problemas cotidianos que se presentan en Nueva Guinea. Lo que más le gusta del programa es la comunicación que se da entre los campesinos con el abogado, un joven llamado Armando, que por muchos años se desempeñó como maestro en las comunidades y ahora ha regresado graduado, ejerciendo la profesión para ayudar a los necesitados de asesoría legal, haciéndose merecedor de prestigio y buena clientela.

    No deberías vender los bueyes —dice Maritza.
    ¿Qué quieres que haga? No puedo quedar mal, ya te lo dije. Palacios ya me ofreció comprarlos.
    No te desesperes. Alfonso te dijo que te paga mañana, así que espéralo.
    No creo que me pague el sinvergüenza.
    Nada pierdes con esperarlo. Además necesitas descansar, has trabajado todos estos días y te hace bien.
    Está bien mujer, mañana voy temprano donde Alfonso. Ya regreso, voy a llevar a los bueyes a pastorearlos en la pista.

VIII

A las diez de la mañana Payin se dirige a la casa de Alfonso ubicada en el pueblo. Digna lo recibe, le ofrece pasar a la sala pero Payin decide quedarse de pie en la entrada bajo el alero del corredor. Digna se despide porque debe asistir a la iglesia. Minutos después aparece Alfonso.

    Buenos días, aquí estoy para que me entregue el dinero.
    Mira Payin, no he podido conseguirte esos reales. Deberías de ponerte en mi lugar, este problema de las tierras me tiene jodido.
    Mire Alfonso, primero me dijo que me cancelaba al terminar el trabajo, después que viniera hoy. Yo necesito los reales con urgencia. Todos tenemos problemas.
    No compares mis problemas con los tuyos, una simple carreta no es nada comparado con mi finca.
    Eso es lo que usted piensa. Yo vivo de mi trabajo igual que usted de sus tierras. Si no trabajo no puedo mantener mi casa. Usted tiene ganado, cultivos, tierras mientras que yo vivo de arar y jalar leña.
    Tienes que entenderme y no te queda más remedio que esperarme. Sólo son tres meses para que salga la cosecha. Con lo que venda te voy a pagar esos miserables cuatro mil quinientos pesos.
    Miserables no son, me los he ganado con mi trabajo. No crea que por el hecho de ser pobre usted se va a aprovechar.
    Ya te dije, cuando salga la cosecha te pago.
    Usted es una persona que tarde o temprano va a pagar por todo lo que ha hecho. El de arriba tarda, pero nunca olvida.
    No me sigas molestando. Ándate y espérame.

Al llegar a su casa, Maritza adivina por su semblante que Alfonso no ha cumplido con el pago. Payin se sienta en la banca sin decir palabra. Le ofrece un vaso de refresco y se sienta a su lado.

    ¿Qué pasó?, ¿qué te dijo Alfonso?
    El sinvergüenza dice que no tiene reales, que no puede pagarme por el problema de las tierras y que lo espere hasta que salga la cosecha.
    ¿Cómo puede hacerte eso?
    Ni modo mujer, voy a tener que vender los bueyes. El señor se las cobrara con él.
    Una de las cosas que siempre he admirado de vos es que sos fuerte, trabajador y paciente —dice Maritza pasándole la mano izquierda sobre su espalda.
    Hasta las fuerzas estoy perdiendo —dice Payin con pesadumbre. Ya estoy cansado, cada día más viejo y ahora con este problema me siento desesperado. En todos mis años de trabajo nunca antes había tenido un problema de este tipo.
    Lo sé, ya estamos viejos para tener problemas pero no puedes seguir siendo sumiso como los bueyes, mucho menos benévolo con Alfonso. Ya te la ha hecho dos veces, primero te sacó los bueyes por su propia falta y ahora no quiere pagarte. Pareciera que también se hizo del movimiento de los que no pagan.
    No hay nada que hacer. Voy a ir donde Palacios a ofrecerle los bueyes.
    No Payin, eso no puede quedarse así. Tenemos que buscar ayuda.
    ¡Ayuda! Los únicos que me han ayudado toda la vida son los bueyes, nadie te ayuda en estos tiempos.
    Busca al abogado en su hogar, el que sale hablando en la radio Manantial. Se llama Armando y ayuda a resolver problemas como estos —dice Maritza mientras en sus pensamientos vive cada uno de los casos que los campesinos han expuesto al abogado en su hogar a través de la radio.
    Nunca en mi vida he buscado un abogado, además si lo hago tendré que pagarle y al final vamos a quedar igual, sin reales para pagar la madera y al carpintero.

Maritza se queda pensativa y duda sobre la conveniencia de buscar a Armando. Tiene claro que si se hace cargo del problema tendrán que pagarle. En un breve instante recorre en sus pensamientos todos los casos que ha escuchado por la radio y se levanta de la banca.

    Mira Payin, dejémonos de lamentos. Vamos ahora mismo a buscarlo. En la radio dicen que vive en la zona cinco.
    Pero hoy es domingo, hoy no trabaja.
    No perdamos tiempo. Nada perdemos con contarle lo que te está haciendo el tal Alfonso.
    Cuando se te mete una cosa en la cabeza nadie te saca de ella. A ver pues, vamos a ver qué hacemos —dice Payin al levantarse de la banca y salir detrás de Maritza.

IX

Recorren juntos la calle de cemento desde el rótulo de Nueva Guinea hasta el monumento de los Cuatro Evangelios. Doblan a la izquierda, llegan a la escuela Rubén Darío y Maritza pregunta en una vivienda de la esquina sobre el abogado en su hogar.

    ¡Buenas! —saluda Maritza mientras Payin espera en el anden frente a la casa construida después del huracán Juana por el proyecto Español y remodelada con esmero.
    ¡Buenas! —responde una niña que mira televisión en la sala. ¿Qué desea?
    Buscamos al señor Armando, el abogado en su hogar.
    Espere un minuto, voy a llamarlo.
    Ves, aquí está —le dice a Payin.
    Pasen adelante, está allá atrás en el taller de carpintería. Pasen por aquel pasillo de al lado.
    ¡Buenas! —saluda Maritza a tres hombres que con esmero lijan un juego de sillas abuelitas.
    ¡Buenas! —responde el más joven de los tres.
    Buscamos al señor Armando, el abogado en su hogar —dice Maritza mientras Payin observa a los otros en su labor.
    Soy yo, en qué puedo servirle. Disculpe que no les ofrezca asiento pero como ven estamos alistando estos muebles.

Payin procede a relatar lo acontecido. Armando los invita a conversar bajo la sombra de un frondoso árbol de mango y escucha con atención. En la medida que Payin explica el problema su semblante adquiere rasgos de desesperación y sus manos tiemblan.

    ¿Anda su cédula de identidad? —pregunta Armando.
    Si, aquí la ando —responde Payin.
    Lo espero mañana a las diez de la mañana en mi oficina. Queda cerca de la casa de piedra, allí pregunta. Voy a tener lista una demanda en contra de Alfonso —dice Armando luego de anotar el número de la cedula de identidad en su agenda.
    Pero dígame cuánto me va a cobrar —dice Payin.
    No se preocupe, lo que le interesa a usted es que Alfonso le pague y recuperar su carreta para trabajar. Después nos arreglamos —dice Armando.
    Gracias, muchas gracias —dice Maritza.
    De nada, lo espero mañana —le dice tendiéndole la mano a Payin y al estrechársela nota que ha dejado de temblar.
    Gracias, a las diez llego —dice Payin

De regreso en las tres esquinas Maritza nota que Payin se encuentra tranquilo. El ambiente de desesperación que lo inundaba ha desaparecido, lo nota aliviado y de buen humor. Después que almuerzan Payin le dice que va a dormir un rato y luego buscará los bueyes.  A las cinco de la tarde aún duerme y Maritza lo despierta, le ofrece una taza de café y lo observa reanimado, con nuevos brillos.

A las diez de la mañana del día lunes, Payin se presenta en la oficina del abogado en su hogar. Lo recibe con cortesía, le ofrece asiento y una taza de café. Payin lo observa con inquietud imprimir un documento.

    Listo —dice Armando. Venga, siéntese aquí —agrega mostrándole una silla ubicada frente a su escritorio. Este documento es una demanda por acción de pago que vamos a introducir en el juzgado civil en contra de Alfonso.
    Una demanda —dice Payin.
    Sí, una demanda. Con ella van a notificar a Alfonso para que se presente a responder.
    Él puede decir lo que se le ocurra —dice Payin.
    No se preocupe. También nosotros vamos a estar presentes —le aclara Armando. Además de esta demanda, él tiene otra por el problema de las tierras con Nicasio.
    Sí, por eso de las tierras es que no me quiere pagar —dice Payin.
    Firme aquí —dice Armando.
    No sé firmar.
    No importa, no se preocupe. Ponga su huella digital —le indica al pasarle un almohadilla con tinta.
    Perfecto. Puede irse a su casa. Yo voy a ir al juzgado para que hoy mismo notifiquen a Alfonso. ¿Tiene un número de teléfono donde pueda llamarlo?
    Sí, el que mantiene Maritza en la casa —dice Payin.
    Nos vemos entonces —se despide Armando luego de anotar el número en su agenda.

A las dos de la tarde Arquímedes se presenta en la casa del pueblo de Alfonso. En sus manos lleva la notificación del juzgado civil. Luego de recibirlo, Digna lo invita a pasar a la sala, llama a Alfonso y sale a la calle.

    ¡Ideay! —dice Alfonso sorprendido por la visita de Arquímedes. ¿Y ahora cuál es el problema?
    Tiene una demanda por acción de pago en el juzgado.
    ¿Demanda de quién?
    Un tal Payin dice que usted no ha cumplido con el pago de la arada de cinco manzanas.
    ¡Ve qué jodido este Payin! ¡No tiene nada de baboso!
    Usted no puede darse el lujo de tener más problemas con demandas. El caso de sus tierras con Nicasio es suficiente. Además la juez que ha sido recusada es la misma que tendrá que conocer este caso. No podemos llegar con este problema al juzgado —dice preocupado Arquímedes.
    ¿Y qué quieres que haga? ¿Cómo voy a pagarle? A vos te he dado hasta lo que no tengo para resolver el problema de las tierras y nada.
    Ese es otro caso y el más serio. Por estos cuatro mil quinientos pesos podemos perder todo lo que hemos hecho y hasta las tierras.
    ¿Qué es lo que pasa ahora? —pregunta Digna al regresar a la casa.

Alfonso le explica lo sucedido mientras Arquímedes escucha atento los argumentos. Digna es una mujer devota que pertenece a la organización de mujeres de la iglesia católica y reconocida por sus gestos a favor de los pobres del casco urbano, los campesinos pobres de las comarcas y el trabajo pastoral con mujeres que sufren maltrato y violencia doméstica. En sus años de juventud estaba decidida a convertirse en monja, pero desde que conoció a Alfonso se olvidó de amar solamente al Señor.

    ¿Cómo es posible que le hagas eso a Payin? No te da vergüenza quedar mal con un pobre viejo que vive de arar las tierras —dice indignada.
    No puedo cancelarle el trabajo. Todos los reales se los he entregado a Arquímedes para que resolvamos el problema de las tierras, le acabo de dar los últimos diez mil pesos que tenía.
    ¡Hoy mismo arreglas ese asunto! —dice Digna al dirigirse a la habitación y al salir agrega — Toma estos dos mil pesos que he ido guardando de los reales de la leche. Anda a resolver ese problema y arréglate con Payin.
    Vamos a la oficina de Armando —dice Arquímedes al ver que Alfonso toma el dinero.
    ¡Aquí no regreses sin resolver ese problema! —dice Digna al verlo salir de la casa junto a Arquímedes.
    No se preocupe doña Digna, ya voy a llamar a Armando para resolver este problema —dice Arquímedes al marcar el número desde su teléfono celular.

A las cuatro de la tarde Payin se presenta en la oficina de Armando. Reunidos en la pequeña oficina del abogado en su hogar el ambiente se vuelve tenso para Payin, nunca se ha enfrentado a una situación como ésta. La mayoría de sus arreglos han sido verbales, confiando en la palabra de sus clientes, los que han cumplido honrándola.

    Entonces lo que proponen es que arreglemos esto con una medicación —dice Armando dirigiéndose a Arquímedes y Alfonso.
    Este viejo es un terco, le dije que le pagaría al levantar la cosecha —dice Alfonso viendo con destellos de rabia a Payin.
    Un momento, por favor no insulte a mi cliente. Si se han hecho presente en mi oficina es que han aceptado llegar a un acuerdo. A ver, cuál es la propuesta que tienen para Don Payin.
    Don Alfonso propone pagarle a lo inmediato dos mil córdobas y los restantes dos mil quinientos al momento de levantar la cosecha de frijoles —explica Arquímedes y agrega dirigiéndose a Payin — usted conoce muy bien los problemas que enfrenta Alfonso con sus tierras.
    Sí, me doy cuenta, pero yo también tengo mis problemas —dice Payin.
    Entonces acepta lo que propone Alfonso —le pregunta Armando.
    Lo acepto en parte —dice Payin.
    ¿Cómo es eso que en parte? Eso es lo que te propongo y no tienes para dónde agarrar —dice Alfonso.
    Explique lo que usted propone —dice Armando.
    Acepto que me entregue hoy mismo los dos mil córdobas, también acepto que me cancele la diferencia al sacar la cosecha de frijoles.
    Eso es lo mismo que te estamos proponiendo —dice Alfonso sonriendo.
    También le exijo que me compense por el tiempo que debo esperarlo, son tres meses.
    Compensarte, ¿de qué estás hablando? —dice Alfonso inquieto buscando con su mirada a Arquímedes.
    Díganos cómo espera que lo compensemos porque con el pago de la diferencia se acaba este problema —dice Arquímedes.
    Se acaba para ustedes, pero cuando me entregue esa plata voy a comprar menos madera para reparar la carreta y menos provisión para mi casa.
    ¡Ideay! ¡Este ya se volvió economista! —dice Alfonso al levantarse de la silla señalando a Payin.
    Cálmese don Alfonso, siéntese por favor —le indica Armando. Díganos cómo quiere ser compensado —se dirige a Payin.
    Tengo cuatro bueyes que no tengo donde pastorearlos. Mientras espero los tres meses le pido a Alfonso que me deje alimentarlos en sus potreros.
    ¡Ve, qué lindo con lo que salís! ¡Ahora son cuatro bueyes! Los que vos siempre has tenido son dos.
    Eso es lo que pido como compensación por el tiempo que debo esperarlo —dice Payin mientras Alfonso hace cálculos mentales.
    El alquiler de potrero por animal vale ciento cincuenta pesos por mes —dice Alfonso. Sos un bandido. Te voy a dar dos mil ahorita, los dos mil quinientos al sacar la cosecha de frijoles y además el potreraje de esos bueyes que vale mil ochocientos. Al final te voy a pagar seis mil trescientos pesos —dice Alfonso con tono calculador.
    Por hacerme esperar los tres meses. Usted me buscó y yo le hice el trabajo cuando lo necesitaba —dice Payin.
    Bueno, esa es la propuesta de mi cliente. Pongámonos de acuerdo de una sola vez que otros clientes me esperan —dice Armando dirigiéndose a Alfonso y Arquímedes quienes cruzan miradas. Arquímedes asienta con la cabeza.
    ¿Qué dice don Alfonso? —pregunta Arquímedes.
    Ni modo, para dónde agarro. Si no resuelvo esta tontera la Digna se pondrá furiosa. A ver, ¿dónde voy a firmar?

Armando imprime satisfecho la medicación. Se la entrega a Arquímedes quien la lee en voz alta mientras Alfonso escucha con atención y furia en su interior. Al concluir la lectura le solicita a Alfonso firmarla y Armando a Payin que estampe su huella dactilar.

    Ya sabes, sólo son tres meses que te voy a dar potreraje —dice Alfonso dirigiéndose a Payin.
    ¿Y los dos mil pesos? Tenemos que hacer un recibo para presentar este documento ante la juez —dice Armando.
    ¡Aquí están, toma! —responde Alfonso y firma la mediación.
    Nos vemos —dice Arquímedes al salir con Alfonso de la oficina del abogado en su hogar.
    Muchas gracias —dice Payin. Sin su ayuda no hubiera podido resolver este problema. ¿Cuánto le debo?
    No se preocupe, aquí estamos para servirle. Qué le parece si en pago me hace el arado de una manzanita que quiero sembrar de frijoles.
    Con todo gusto. ¿Cuándo quiere que le haga el trabajo?
    Venga a avisarme cuando esté listo, después que resuelva el problema de la carreta.
    Gracias, muchas gracias por su ayuda. La Maritzame explicó bien lo que usted le dijo de la compensación.
    De nada don Payin, espero que escuche junto a doña Maritza el programa en la radio. Allí le damos consejos a los que enfrentan problemas como estos.

Al día siguiente, con los primeros rayos de sol, Melesio se dirige hacia la casa de las tres esquinas. Desde el portón principal de las oficinas de ENACAL se sorprende. No lo puede creer. Al llegar, incrédulo observa dando vueltas alrededor de la carreta nueva estacionada frente a la casa.

    ¡Ideay Payin!, ¿Cómo hizo para resolver el problema con Alfonso? —dice sorprendido.
    Después te cuento. Anda saca al Gorrión y el Zanate del potrero de Alfonso que está pegado a la plazuela. Abrí la puerta de alambre que hice. Vamos a ir a arar unas tierras.

Se dirigen hacia la colonia Río Plata y proceden a arar la manzana de tierra de Armando. Al regresar se encuentran con Alfonso quien monta su caballo blanco. Al pasar al lado le dice adiós a Payin. Melesio vuelve a sorprenderse. Le pide insistente a Payin que le explique lo sucedido. Payin se queda pensativo y le dice: “la vida es dura y nos enseña mucho. Hay que arar, plantar, cuidar el cultivo, quitar malezas de los surcos y siempre tener esperanzas de que el tiempo esté a nuestro favor para levantar una buena cosecha. Alfonso al final es un buen hombre, por sus problemas actúa mal, ojalá resuelva pronto el problema de sus tierras”.

Ronald Hill A. 
Nueva Guinea, RAAS

Nicaragua

by Ronald Hill (noreply@blogger.com) at August 24, 2015 10:54 AM

Farmstay El Porton Verde

Pleasant Holidays Expands Presence in Nicaragua | TravelPulse

Pleasant Holidays Expands Presence in Nicaragua Vacation Packages | David Cogswell | August 18, 2015

PHOTO: Managua, home of the Barceló Managua, is one of the Nicaraguan destinations in Pleasant Holidays' newest expansion . (Photo by David Cogswell)

PHOTO: Managua, home of the Barceló Managua, is one of the Nicaraguan destinations in Pleasant Holidays’ newest expansion . (Photo by David Cogswell)

Pleasant Holidays continues to expand its Central American presence with the addition of five resorts in Nicaragua. Nicaragua is still relatively new on the tourism market, but Pleasant is signaling that it will be expanding there as part of its push southward in Central America. “The largest country in Central America yet a relatively unknown and exotic vacation haven, Nicaragua offers charming colonial cities, tranquil beaches, majestic volcanoes, expansive lakes, tropical jungles, exotic wildlife and fascinating eco-tourism adventures,” said Jack E. Richards, president and CEO of Pleasant Holidays. The additions include Barceló Managua in Managua; Hotel Dario in the colonial city of Granada; Jicaro Island Ecolodge in Granada Isletas on Lake Nicaragua; and three resorts on the Emerald Coast, including Aqua Wellness Resort, Morgan’s Rock Hacienda and Ecolodge and Mukul Beach, Golf and Spa Resort. The offering covers a range of styles of hotel, from luxury resorts to boutique properties for honeymoons to eco-lodges. The company is launching the new series of resorts in Nicaragua with a $100 savings per booking for all Nicaragua resorts. The discount is valid on new bookings of air-inclusive packages of three nights or more booked by Sept. 13 for travel through July 16, 2016. Travel agents can book on Pleasant Holidays exclusive travel agent site.

Source: Pleasant Holidays Expands Presence in Nicaragua | TravelPulse

Another data point for those following developments in the Nicaraguan tourism sector. This short press release discusses some additional tour options offered by well-known tour operator Pleasant Holidays. I take this as an indicator of Nicaragua becoming a more mainstream travel option for those looking for packaged deals instead of independent travel.

This offering means that any travel agent can book a nice (albeit more expensive) guided tour of Nicaragua without having any specialized knowledge or experience traveling here, thereby bringing a whole new type of traveler to this country. Your thoughts and comments appreciated!

The post Pleasant Holidays Expands Presence in Nicaragua | TravelPulse appeared first on Bed and Breakfast Farmstay El Portón Verde, Managua.

by Mike at August 24, 2015 04:10 AM

August 23, 2015

Crónicas de una pata de perro

Cómo ayudar a una persona con cáncer...


Una de las cosas más gratificantes de estar enferma (Contrario a lo que se piensa, si hay algunas cosas que hacen menos horrible esta experiencia) es darse cuenta de que la gente es buena, y que se mueren por ayudar, también me di cuenta de que la amistad es algo más que una palabra... Y aunque la gente se muere por ayudar, muchas veces no saben cómo... me he encontrado un artículo de Elena Miller dónde da 40 consejos de como ayudar a una persona con cáncer... he tomado algunas partes del artículo que en base a mi experiencia si que pueden hacer la diferencia para un paciente con cáncer...


1. Entregar una comida, durante mi estancia en San Salvador, y debido a que estaba en un hotel, no me quedo más que conformarme con la comida a domicilio... muchos de mis amigos se dieron el tiempo de llevarme a comer, o de llevarme comida... fue de gran ayuda para mi!!!

2. Enviar un correo electrónico rápido, texto o mensaje que dice que usted está pensando en el o en ella, y Añadir "No hay necesidad de responder" al final de su mensaje, durante esos largos días fuera de mi casa me levantaba la moral recibir mensajes de aliento de mis amigos, sin embargo, y dado que pasaba gran parte de mi tiempo lidiando con los efectos secundarios, todavía no he podido contestar ni la mitad de los mensajes...

3. Ofrecer ayuda... es bueno saber que se cuenta con alguien, sobre todo si estas fuera de tu casa... y esa ayuda puede ser desde conseguir una medicina en la farmacia, hasta ir al super... o lavar la ropa, lo importante es que si lo dices, sea en serio... a propósito, MUCHAS GRACIAS a todos los que me han ayudado.

4. Ofrecer ayuda con la compra del super, o con la farmacia, basándome en mi experiencia, aunque me gustaba ser un poco independiente, la verdad es que la ayuda siempre es bienvenida, sobre todo cuando tus fuerzas no están al tope y tienes ganas de vomitar todo el día.

5. Ayudar con la limpieza de la casa o a lavar la ropa,  Aunque no fue mi caso, pues estaba en un hotel que daba ese servicio, la verdad es que lo último que uno quiere es lavar la ropa o limpiar la casa, pero al mismo tiempo, es importante estar en un lugar limpio, así que si puedes ayudar a un amigo en este tema, será SUPER!

6. Usualmente lo último que esta en la agenda de una persona enferma es pensar en hacerse los pies, las uñas, o darse un masaje, y sin embargo a veces es necesario... la verdad yo me sentí mucho mejor cuando una amiga me llevo a un salón de belleza, ya era necesario!

7. Visitar a un amigo enfermo... hay normas de cortesía, si tienes un amigo enfermo y quieres verlo, lo debes visitar tú, no esperar que él te visite... pero aclarando ese punto, por un lado las visitas de los amigos eran de las mejores partes de mi día, sin embargo debes comprender que a veces nos sentimos realmente mal de salud y lo único que queremos hacer es dormir...

8. Ofertas para llevarlos de paseo, al cine, de compras, etc... sobre todo cuando el tratamiento se da en una ciudad distinta a la que se vive... Es bastante agradable salir a un lugar diferente del hospital o de la habitación, sin embargo, vuelvo a repetir... hay días en que lo único que queremos hacer es dormir, y otros en los que estamos tan mal que salir sería contraproducente... recuerda, no es algo personal o que no quieran verte... es sólo que la salud no lo permite.

9. Llevar a su amigo a la quimio, a la radio terapia u otro tratamiento, es bueno saber que hay alguien ahí para uno, aunque, por ejemplo, en la radioterapia uno esta sólo en ese bunker, la verdad se siente lindo saber que hay alguien ahí para uno.

10. Hágales saber que usted está "de guardia" para las emergencias y que sea en serio!!!

11. Regalos: puedes enviar dos tipos de regalos, a. aquellos regalos que no tienen un propósito útil, pero que sabes que sacarán una sonrisa (como una tarjeta, flores - asegurate antes de que no sean contraproducentes -, o algo simplemente bonito), o b. Algo que sea necesario... los regalos que más me gustaron en San Salvador fueron un costurero (No había podido llevar el mío desde Nicaragua), un termómetro, un libro y un pequeño bolso que me ayudo a traer algunas cosas a Nicaragua...

12. Dígales que usted ama y se preocupa por ellos. Incluso si ellos no tienen la energía para responder, su mensaje significa mucho, sobre todo si son parte de su familia... en mi caso hicimos un grupo de whasap donde mis sobrinas, mi hermano y mis padres todos los días me ponían mensajes de aliento, me decían que me querían y extrañaban y me enviaban fotos de mis mascotas.

13. Si usted es un amigo cercano o miembro de la familia a la paciente de cáncer, ofrecen a ser un "persona de contacto", para algunas cosas, en mi caso al estar en San Salvador yo sola, un amigo de mis padres hizo de persona de contacto en caso de emergencias en el hospital y en el hotel, mis padres se sintieron muchísimo más tranquilos.

14. Entender que un paciente con cáncer se sienta apenado de pedir lo que necesita, así que tome ud. la iniciativa de ofrecer ayuda con algo en particular, o pregunte si puede ayudar con algo en concreto, como recoger los resultados de un exámen, buscar una medicina, etc.

15. Con el tiempo, cuando pasan los meses y la enfermedad deja de ser noticia, muchas personas se aburren y se pierde el contacto, pero los verdaderos amigos siguen al pie del cañon, ofreciendo ayuda y apoyo.

16. Ayudar con las mascotas... Durante mi estadía en San Salvador, muchas veces extrañaba a mis mascotas, y me sentía triste, no se que habría hecho si mi familia no estuviera ahí para ellos.

17. Los Niños... aunque mi hija ya tiene 16 años, el saber que cuando yo no estuviera habría alguien a quien ella podía acudir en caso de necesidad fue bastante tranquilizador... puede ofrecerse a cuidar a los niños, recogerlos en la escuela, llevarlos a comprar, por ejemplo, un par de zapatos, ayudar a organizar los cumpleaños, etc....

18. Jardín...  funciona de la misma manera que con las mascotas...

19. Enviar un texto o un email con alguna broma, o foto graciosa por el simple hecho de hacerle saber que estas pensando en él.

20. Si es posible, y tu amigo se siente cómodo aceptarlo, darle algo de dinero, o si puedes ayudarlo a ahorrar en algunos gastos, por ejemplo, si tiene que viajar a tu ciudad por el tratamiento, y tienes la posibilidad puedes invitarlo a tu casa (será muy bien recibida la invitación).

21. Regale un sombrero, peluca, o una bufanda (ya sea si tu amigo perderá el cabello como si no), en mi caso, no debo recibir la luz solar directa por algunos días más, un buen sombrero es de mucha utilidad.

22. Regale una manta súper cómoda. este fue uno de mis regalos favoritos, sobre todo si es de un material hipoalergénico, super suave y liviana... no tienen idea del frío que se pasa cuando uno recibe tratamiento médico.

23. Sólo escucha. No de consejos, no trate de ser alegre - sólo escuche y deje que su amigo hable y exprese cómo se siente.

by Marta Beatriz Álvarez Cáceres (noreply@blogger.com) at August 23, 2015 06:38 PM

Te han diagnosticado con cáncer?

A mi me diagnosticaron cáncer a finales del año pasado, y aunque hubo un momento que si me sentí muy triste,  hubieron algunas cosas que me ayudaron... y que me gustaría compartir con todos ustedes,  lo primero fue investigar más sobre la enfermedad y los tipos de tratamiento, lo segundo es la confianza en Dios y en el dr. que me atiende, pero lo más importante que me ayudo muchísimo es hablar de eso... cuando se habla se va perdiendo el miedo.

El miedo es normal, somos humanos y tememos a lo desconocido, pero como le decía a los que me preguntaban, no me quedaba de otra más que ser fuerte, no solo por mi, si no por los que quiero... 

Entre las cosas que encontre, me ayudaron mucho los siguientes consejos: 

1. Mentalízate. Eres un enfermo. Tu vida va a ser distinta a partir de ahora.
2. Tienes una gran lucha por delante. Prepárate para ella. La vas a ganar pero tienes que poner de tu parte. O luchas o estás perdido.
3. Confía en quien te va a ayudar: tu médico. Si no confías en él, cambia de médico.
4. No eres Superman. Pide ayuda cuando la necesites.
5. No consientas que nadie te compadezca. O te ayudan o puerta.
6. Arrímate a los optimistas y alegres y huye de los gafes, los agoreros y los pesimistas.
7. No te saltes un solo tratamiento ni un solo control. Rezar puede estar bien, pero yo te recomiendo tratarte tu enfermedad y controlarla para que cualquier reaparición del problema sea detectado lo antes posible y tenga solución.
8. Te vas a curar. La alternativa no es planteable.
9. Anímate. Vive la vida. Busca lo positivo y lo encontrarás. 
10. No pierdas tu sentido del humor.
11. Acercate a tu familia.

Y una última cosa, no te sientas sola, en este camino te encontrarás con muchas personas dispuestas a ayudarte, y no sólo hablo de doctores y enfermeras... Así que ánimo y no te dejes vencer!

by Marta Beatriz Álvarez Cáceres (noreply@blogger.com) at August 23, 2015 06:30 PM

Ser la que nunca fui....

Justo el día de hoy cumplo dos meses de haber vuelto a Nicaragua, de volver a "mi vida normal"... y no se ha podido, no porque me falten las ganas... creánmelo, es más bien porque he cambiado, todavía lucho contra los cambios que el cancer ha producido en mi cuerpo, como los dolores, o el cansansio, o el sueño... pero por otro, he cambiado en mi forma de sentir y en mi forma de pensar... aunque de vez en cuando los malos hábitos se confabulan en mi contra, me he tenido que resignar a no ser la que una vez fui y ser la que ahora soy... a vivir con la sombra persistente del cáncer que se niegua a desaparecer... y haciendo planes de futuro que no tengo la certeza de poder completar... así que a la nueva yo no le queda más que vivir la vida un día a la vez, disfrutando intensamente de la luz que entra por mi ventana, de mis dos narcisos rosados, de mi hija que me hace sentir cada día más orgullosa, de los gatitos juguetones de mi gata que estan descubriendo que la vida no tiene límites... y aprendiendo a vivir con los instintos protectores de los que me quieren.

by Marta Beatriz Álvarez Cáceres (noreply@blogger.com) at August 23, 2015 01:03 PM

August 22, 2015

Chichigalpa

DISTANCIA





No hay distancia que logre arrancarla de mi mente. No hay carretera tan larga, ni kilómetros de tierra, ni ríos tan interminables, ni mares tan extensos, ni montañas tan altas, ni valles tan vastos, ni lagos tan profundos, ni cielos tan eternos, ni noches tan largas, ni amaneceres tan lejanos que puedan lograr apagar la llama que arde en mi corazón por ella, llama que se mantiene viva con el soplo del aliento de su boca.

Nunca hubo en mi cielo amanecer tan hermoso como el de sus ojos incandescentes tras el horizonte de sus pómulos. Nunca tuve en mi noche  luna tan brillante como el menguante brillo de su sonrisa. Nunca hubo en mi pecho latido tan fuerte como el que provoca un solo roce de sus manos, de sus dedos, de sus labios. Nunca hubo en mis dedos temblor tan intenso como el que provoca su sola presencia.

Nunca presencie aguacero tan torrencial como el de su fulminante mirada penetrando mis pupilas, inundando mi existencia como tsunami en mi pecho, desbordándose sus aguas de las orillas de mi alma. Y no quiero que termine este diluvio, quiero más de 40 noches a su lado.

No pido eternidad, sólo una vida intensa llena de los amaneceres de sus ojos, de los diluvios de su mirada, de los temblores de su piel, y de su incandescente mirada penetrando en mis pupilas como saetas del Olimpo.

Por eso, aunque entre ella y yo pongan valles y montañas, ríos y caminos, lagos y volcanes, territorios y mares, nada ni nadie sobre la faz de la tierra podrá arrancarla de mi pecho, ni de mi mente, ni de mi alma.

by noreply@blogger.com (Medinanic) at August 22, 2015 10:47 AM

August 20, 2015

Farmstay El Porton Verde

Adventure in El Chocoyero

Irma Elizabeth Palacios
Photo: Melvin Vargas

A tour of the wildlife refuge Chocoyero-El Brujo, located in the municipality of Ticuantepe, Managua.

A tour of the wildlife refuge Chocoyero-El Brujo, located in the municipality of Ticuantepe, Managua.
Photo: Melvin Vargas

A tour of the wildlife refuge Chocoyero-El Brujo, located in the municipality of Ticuantepe, Managua.

A tour of the wildlife refuge Chocoyero-El Brujo, located in the municipality of Ticuantepe, Managua.
Photo: Melvin Vargas

A tour of the wildlife refuge Chocoyero-El Brujo, located in the municipality of Ticuantepe, Managua.

A tour of the wildlife refuge Chocoyero-El Brujo, located in the municipality of Ticuantepe, Managua.
Photo: Melvin Vargas

A tour of the wildlife refuge Chocoyero-El Brujo, located in the municipality of Ticuantepe, Managua.

 Are we in physical condition to walk 3.200 meters? That was the first thing I asked the guide before starting our journey in the Wildlife Refuge Chocoyero-El Brujo, a nature reserve which is situated in the municipality of Ticuantepe, about 30 kilometers from Managua.

Jose Santos Valle, ranger of the reserve and who accompanied us on this adventure, reports that this place was declared a protected area on June 23, 1993 and was later elevated to the status of a wildlife refuge in 2004.

According to Valle, this retreat is considered the largest reservoir of fresh water in Managua.Its two waterfalls: La Bruja and The Chocoyero, supply drinking water to several communities in Ticuantepe. At more than 20 meters of height, these waterfalls are among the main attractions of the area.

Bird sanctuary

As we move forward, the guide told us that in the reserve have been identified 186 species of birds, 44 are migratory and come from the United States and Canada, the others are local. The most predominant species is the Pacific Parakeet, known as chocoyo, hence the place be called “Chocoyero”.

During the tour it is common to hear the sound of the howler monkeys, which easily can be seen in a trail dedicated to the sighting of this species. Here we have identified 56 types of mammals, most breed are white-faced monkeys, raccoons, squirrels, anteaters, guatusos, peccaries, deer, armadillos, among other species.

Interested: Gallery Chocoyero

The lizards, iguanas, lizards and snakes are among the 33 species of reptiles have been discovered at the shelter. There are also 11 types of amphibians, including the green frog red eye, known as Agalychnis callidryas.

This sanctuary is also home to 163 species of trees and shrubs. The most prevalent are: guayabón, medlar, fig tree, ficus elastic or rubber tree, black and royal cedar chilamate. The guide emphasizes that they are protecting and playing for your kind does not go away and for wildlife to feed on their fruits and roots infiltrate water into the aquifer.

Water wealth

After walking 1.800 meters, in an area with irregular surface: flat and outstanding parts, we have come to the El Brujo waterfall. The ranger says it has that name because a hundred years ago, when it was first discovered, the locals did not know exactly where it came from the source, it was an underground river, the water came to the surface by a ravine 70 meters and then he infiltrated to disappear completely.

The view offered this spring is beautiful. Leaping, a powerful jet with a capacity of 120 gallons per minute, supply drinking water communities of San Jose, Los Rios and France.

1,200 meters is another waterfall, Chocoyero, supplying the vital liquid to the El Eden community. In summer, its flow is 50 gallons per minute in winter the amount is doubled.

Along the side, a huge cliff about 80 meters high and volcanic is the refuge of hundreds of parakeets. The holes in the large rock walls leave every morning these birds in flocks in search of food and return at about 4:00 or 5:00 pm to sleep.

Trails

For the more daring and adventurous, the refuge offers trails on the upper surface of the reserve, they take five to eight hours. Two guides, trained in the use of implements such as ropes and first aid kits will accompany you during the tour.

Although the reserve is small, there are obstacles that could hinder their access to the trails, so the guide warns that carry water to stay hydrated, and if have problems with blood pressure is better to opt for the lower walks, which are less risky.

In the place you could also camp or stay in the cabins, this would allow you to do some guided tours at night.

How to get?

By car: From Managua you’re on the road to Masaya, arriving at kilometer 14 turn right in the direction of Ticuantepe, then you will you direct to the road to La Concepcion and at kilometer 21 and a half turn right, there you will see the signs that will indicate the route, the shelter is about eight kilometers. It is advisable to make the trip in a 4×4 vehicle because it is a dirt road with uneven surface.

By bus: Roberto Huembes market in Managua you will take the bus going to Ticuantepe, get off at the urban area and there hire a motorcycle taxi service that will take you to the refuge’s visitor center.

Costs

Domestic tourists: C $ 40
Foreign tourists: C $ 90
Children: C $ 10
Elementary students: C $ 15
College: C $ 25
Path watching: $ 4
Adventure Path: US $ 40
Family cabin: $ 30
Double cabin: $ 20

If you like to be in contact with nature and adventure tourism is attractive to you, this place is for you!

Source: Aventura en El Chocoyero

The post Adventure in El Chocoyero appeared first on Bed and Breakfast Farmstay El Portón Verde, Managua.

by Mike at August 20, 2015 03:33 PM

Consultas e Información de Interés

Formato en Excel: Desglose de Billetes y Monedas (Ideal para pago de planillas en efectivo)

Te insto a suscribirte al blog para que en cuanto publique un nuevo artículo, te llegue directamente al correo.
1. www.consultasdeinteres.blogspot.com (para información técnica y profesional) da clic en el siguiente enlace Suscripción (aquí)

2. www.misparabolas.blogspot.com (para recibir parábolas, reflexiones y otros) da clic en el siguiente enlace Suscribirse (aquí)

Buen día Colega,

Hace mucho tiempo le consultaba a mis Colegas como elaborar un formato que desglosara los billetes y monedas necesarios a solicitar en el banco, a fin de pagarle a los trabajadores los montos exactos de sus salarios.

Hace poco, un docente nos obsequió el formato que adjunto y comparto.

Para descargar, da clic en el siguiente enlace:
Formato en Excel: Desglose de Billetes y Monedas

Otros Formatos Empresariales y Laborales en Excel

Si no puedes descargar el archivo, manda un correo con el asunto "Desglose de Monedas" a consultasdeinteres1@gmail.com, y con gusto te la enviaré.

Te invito a compartir éstos archivos y ésta página.

LIBROS: 
Descarga mis dos libros:


Para conocer más sobre este y otros temas da clic en el siguiente enlace:
Temas Tributarios DGI
Temas laborales, visita el siguiente enlace MITRAB

Sí la información suministrada te es de interés, trasládala a tus Contactos.

El blog cuenta con una cuenta en Facebook cuyo enlace es el siguiente:
b) y el personal es https://www.facebook.com/Gpdn1

Esto con el fin de ampliar la difusión de información de interés e importancia que todo profesional debe conocer, mucho agradeceré den clic en la opción "ME GUSTA" y compartan los conocimientos adquiridos.

Sin más a que hacer referencia y agradeciendo la atención prestada me despido cordialmente, deseándote bendiciones a ti, tu familia y tu entorno.

Saludos

by George Antonio Lazo Sánchez (noreply@blogger.com) at August 20, 2015 01:42 AM

August 19, 2015

Entre dos tierras

El destino en la palma de la mano

¿Les ha pasado alguna vez que la vida parece mandarles señales que uno no puede descifrar? , a mi me ha pasado muchas veces. Suceden cosas extrañas, conoces personas especiales que se asoman como un cambio importante en tu vida, tienes reencuentros significativos, serendipias del destino, un giro en el camino...

Cada vez que algo así me pasa, me pregunto lo mismo que ustedes seguro se han preguntado ¿qué me está tratando de decir el universo?

La mayoría de las veces, sin embargo, esa pregunta se desvanece en el vacío de las confusiones, porque a menudo resulta que no sucede nada. Así es, la vida no te cambia, el reencuentro no tenía mayor significado, el cambio de sendero te llevó al mismo lugar o peor aun, a un sitio al que nunca planeaste llegar y al que nunca piensas volver... ¿les ha pasado?

Entonces me pregunto: será que quería que el universo me mandara la señal para cubrir  una necesidad específica en ese momento de mi vida, ¿será que por andar buscando me fabriqué una falsa señal y no pude ver lo que en realidad "el destino me tenía deparado"?

Desconozco la respuesta. Puede ser que el universo me haya mandado miles de señales y yo no las vi. Tal vez me perdí de nuevas realidades, de una vida mejor o más emocionante. Lo cierto es que si sigo esa misma línea de pensamiento, es probable que estuviera "destinada" a no ver las señales, y por lo tanto debería estar viviendo la vida que me "toca" vivir.

He pasado más de la mitad de mi vida escuchando y pronunciando las palabras: "las cosas pasan por una razón", "así tenía que ser", "era el destino", "lo que dios quiera". Pero la verdad es que sin ánimo de parecer una atea desencantada de la vida ( porque no lo soy, se  los juro), me pregunto ¿realmente a dios le importarán tanto las nimiedades de mi vida? ¿llevará cuenta exacta de todas la "señales" que me tiene que mandar para que yo me de cuenta de qué es lo que tengo que hacer?

Nos revientan por años la cabeza con el discurso del libre albedrío, mientras que nos quieren vender la idea de que si mi marido se queda sin trabajo es "porque dios así lo quiso", y entonces ahí si que ya no entiendo nada, ¿somos libres o somos unas marionetas del destino?.

He acariciado últimamente la idea de que tal vez el "destino" no existe, que sólo vemos las "señales" que nuestra cabeza quiere ver, que en realidad nada está está escrito. Es una sensación extraña imaginarse eso, aunque sea por unos segundos. Siéntanlo, compren la idea y traten de hacerla suya.

¿Qué se siente? La mayoría de nosotros experimentaremos un vacío enorme en el estómago, quizá en el lugar donde energéticamente se encuentra localizado nuestro "destino". Ahora ya no está más. Ya no hay señales que descifrar, encuentros importantes que leer, cambios relevantes colgando sobre nuestras espaldas. Nada importa, no hay significados, todo pasa por azar.  ¿Les gusta la sensación? .

Pareciera que la vida entera no tiene sentido ¿verdad?, que todo lo que nos han dicho una y otra vez, todo lo que nos hemos creído hasta hacerlo nuestro en la última célula de nuestro cuerpo ya se fue al carajo. Pero qué tal si nos detenemos a pensar en esto un poco más...

Si fuera así, entonces nadie más, ni dios, ni el destino, ni la vida, ni mi esposo, ni mi prima: NADIE más, tiene el control sobre mi vida, mis decisiones y mis acciones más que YO. No necesito culpar a nadie por mis desgracias, pero tampoco hacer menos mis méritos y alegrías. No necesito quedarme viviendo una vida que no me gusta, sólo porque "así debe ser".

Si se me presentan situaciones u oportunidades, yo decido qué hago con ellas. No es que el destino me llamó a hacerlo, es que a mi se me dio la gana, y puede que me equivoque y la cague magistralmente, de eso nadie se libra, y si ya me encuentro en ese lugar donde me doy cuenta que tomé la decisión equivocada ( que es la única forma de saberlo, ya que estás del otro lado), no necesariamente quiere decir que "el destino quería que me pasara", pero puedo tomar esa oportunidad para aprender o para lamentarme, cada quien es libre de hacer lo que se le de su regalada gana con lo que le pasa.

¿Se sigue sintiendo ese vacío en el estómago? puede ser que sí. En realidad no hay manera de saber si alguna de las dos hipótesis es verdad; cada quien se quedará con la que lo haga sentir más tranquilo.
Aunque les confieso que mi opción segura sería la de quedarme con la idea de que todo está escrito, porque es mucho más cómodo, entonces sólo me tengo que sentar a esperar que la vida se viva por mi... hoy quiero explorar la segunda, interrogar a ese hoyo en el centro de mi ser que se hace presente cada vez que me pregunto si será verdad que todo pasa por casualidad y no por causalidad; quiero observar qué pensamientos se disparan en mi cabeza cuando me repito que yo soy la dueña de mis acciones y la que crea mis realidades, quiero ver qué pasa si un día decido que no es el destino el que lleva el timón, si no yo con mis decisiones.

Me sigo preguntando muchas cosas, no sé si existe el destino, o si el universo trata de decirte cosas, aveces susurrando, otras a gritos...

Pero he acariciado estos días la idea de que el universo no está fuera de mi, que también me habita en cada célula, músculo, tejido y centímetro de mi piel, mientras yo lo habito a él, como fractales infinitos... Y si es así, entonces no necesito buscar señales externas, solamente necesito aprender a escucharme a mi misma. Tarea en extremo difícil. Más complicada, creo yo, que andar a la caza de signos en el cielo... No sé, piénsenlo...







by noreply@blogger.com (Elisa Valenzuela) at August 19, 2015 11:32 PM

Farmstay El Porton Verde

Top Five Tips for Renting a Car in Nicaragua http://wp.me/p1VgwB-1ac

&>

Top Five Tips for Renting a Car in Nicaragua http://wp.me/p1VgwB-1ac

Posted by Bed and Breakfast Farmstay El Portón Verde, Managua on Wednesday, March 4, 2015

A Google image search reveals quite a few rental car companies here in Nicaragua

A Google image search reveals quite a few rental car companies here in Nicaragua

The post Top Five Tips for Renting a Car in Nicaragua http://wp.me/p1VgwB-1ac appeared first on Bed and Breakfast Farmstay El Portón Verde, Managua.

by Mike at August 19, 2015 05:51 PM